28 oct. 2017

Orihime e Hikoboshi


Historia de amor entre dos estrellas

Cuenta una leyenda en Japón que una princesa de excepcional belleza, llamada Orihime (la estrella Vega, en la constelación de Lyra), se enamoró de un pastor llamado Hikoboshi (la estrella Altair, en la constelación de Aquila).

Orihime (la Princesa Tejedora, en japonés) era una magnífica tejedora, y era hija de Tentei (el Rey Celestial). Ella tejía magníficas telas a la orilla del río Amanogawa (la Vía Láctea), y debido a su trabajo (tejía de sol a sol), no podía conocer a nadie de quien enamorarse. El rey entonces concertó un encuentro entre su hija e Hikoboshi (el Pastor de las Estrellas), al conocerse, ambos se enamoraron de inmediato y al poco tiempo, contrajeron matrimonio.

Sin embargo, tras la boda, Orihime descuidó sus labores textiles e Hikoboshi hizo lo mismo con su rebaño de estrellas, que se desperdigaron por todo el firmamento. Furioso, el rey Tentei los separó en el cielo, dejando uno a cada lado del río Amanogawa. Desolada por la separación de su esposo, Orihime le imploró al padre que le permitiera verle de nuevo.

El rey, conmovido por las lágrimas de su hija, les permitió verse el Séptimo día del Séptimo mes Lunar a través de un puente tendido que atravesaba el río Amanogawa. Actualmente en Japón se celebra el festival de Tanabata para conmemorar el encuentro entre los dos amantes después de un largo año de espera.

Este mito es la explicación de un fenómeno que se aprecia por esas fechas veraniegas, en el que las condiciones lumínicas hacen que se atenúe el brillo de la Vía Láctea, pareciendo que se tiende un puente entre ambas estrellas.

4 comentarios :

  1. Pero que lista es mi niña... lo sabe tó, tó, tóooooooooo

    ResponderEliminar
  2. Una leyenda preciosa para explicar un fenómeno astronómico. También me gusta el nombre de la Vía Láctea.

    ResponderEliminar
  3. Siiii
    Hay mucha mitología y leyendas al respecto, los que nunca se encuentran y sin embargo están ahí, puede recordar al sol y la luna (Lorenzo y Catalina en la España Antigua), o la película "Lady Halcón", Isis y Osiris, ...
    Las constelaciones y fenómenos son representados antropomórficamente con situaciones reales, magníficamente interpretadas en leyendas populares
    Las Perseidas por ejemplo refleja como los dioses estaban humanizados, Perseo, hijo de Zeus, en su amor por la ninfa Dánae, tuvo que metamorfosearse para poder entrar en la habitación donde estaba recluida su amada y engendrar a su futuro vástago. La forma que eligió el dios fue, precisamente, una lluvia dorada, que es esta lluvia de estrellas... Después, ya mayor, Perseo tiene amores con la princesa Andrómeda, que es la constelación que se ubica a su lado. Incluso la salvó de un monstruo marino que estaba a punto de devorarla.
    Es muy conocido que Hera fue la que derramo la Via Láctea cuando Hércules se soltó de su pecho bruscamente, curiosamente era un semidiós fruto de Zeus con una mortal, aun así, ella siempre fue extraordinariamente generosa con sus niños protegidos, fueran dioses o no, también fue excesivamente paciente con el aventurero de su esposo, eran otros tiempos jjj hasta que salió Atenea con un cuchillo entre los dientes claro.

    En fin, leyendas y mitos!
    Besos

    ResponderEliminar