17 oct. 2017

Corazones de olas


La casa de uno está
donde el corazón
esté repleto de olas
malditas
que te mecen
te jalean
y te salpican

te matan
y te hieren
te delata
donde el corazón
te lleve
y si no hiere
de puritita vida,
de tan viva
que te golpetea
que duele,
ya no mueres

5 comentarios :

  1. Me has recordado esa poesía de lo cotidiano de Nicanor Parra, desde luego como un elogio.
    Fresca.
    La poesía, digo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Me alegro que le guste el poema, caballero
    y que le parezca fresco también.

    Supongo que algunas somos
    las nietas cotidianas
    de las brujas que no consiguieron
    quemar, en estos días repletos,
    y cargaditos, de "mañanas" jjj

    Un saludo
    y gracias por comentar
    Pitt Tristán

    ResponderEliminar
  3. Eso no es cierto
    la compre,
    y monte un mar,
    de olas
    sobre la alfombra

    ResponderEliminar
  4. Quien muere
    es porque quiere

    ResponderEliminar