23 abr. 2007

La Eterna Reconquistada


Llegó la acción de la eterna Nación.
Sin padresnuestros, ni avemarías, ni tutías.
Ahora entiendo el mosqueo batiente del valiente.
Siempre pendiente del programa Ausente.
En esta nación no se nace, se pace.
Todos siervos del caciquil bodevil del adjunto bovino ó porcino,
según se tercie. Mi querido Arturo asombrado de tanto abovinado.
Al señor Reverte le diría que no se asombre con tan poca hombría,
pues en cuestiones de moda y comida, de Vírgenes y fiestas Tronías,
es Murcia la más pendeja, la molleja de tanta cabeza.
Y es por eso que los que gastan vista, oído, tacto y sienten y padecen.
Sufren como yo, tanto ataque al pudor y a las cosas bien hechas,
mi sensibilidad se encanece, cuando no embrutece,
al ver semejante osadía,de la necia algarabía,
de ésots grandes reconquistados, confiscados de sus bienes más preciados:
Sus recuerdos mellados.
Murcia eres grande y por eso te olvidan, querida,
porque no te recuerdan los que dentro de tu estómago dormitan.
Tanta mezquindad y tan gran lugar de antaño,
donde se juntaban el cobre y el estaño
para dagas de valor y gran valía. Porfía.