16 jul. 2008

Tom Waits Ireland

Un inciso (antes de seguir con mi libro favorito)
que es lo que me ha tenido ocupada este par de días
digo con orgullo y pleitesía:
tengo 2 entradas 
yo iré seguro, quien me acompañe, todavía no está claro
jajaja
bed&breakfast
fish&chips
Hostel
un autobús hacia Cork
y sus acantilados,
si supiera tocar la gaita de júbilo
tronaría asoladora:

30th july Dublin
The Ratcellar Theatre
Beautiful Éire
al respecto
otro sueño cumplido
esta vez , no solicitado, ni pedido:

Cogí la lira, estiré la cuerda y mordí la madera

El arco se endureció con mi saliva

Mis dedos de victoria fueron mostrados y entonces

Mi índice me indicó que

Mi corazón saltaba emocionado en mi pecho

Tréboles

Comprendí que fui libre, que ya nada me retenía

Mis pies se levantaban del suelo

Que las plumas de mis flechas

Tocaban mensajes nuevos

Cantaban nuevas canciones

Bebían nuevas pociones de vida,

Comida a bocados hambrientos

Compartiendo mi buena suerte

que se enfrentaba a la muerte en vida

reída

Con la de los esclavos de sí mismos

La de los mugrientos.

Nos veremos

en los andrajosos antros

de los harapientos

con una guinnes y una lira,

en la mano hispano-irlandesa,

de hermana a hermano.

Oh! Verde Éire

las botas viejas

cantan y bailan

al son del duendecillo de las monedas de oro.

 


13 jul. 2008

El Collar de la paloma Capítulo II (parte I)


Obviando que anteriormente tenía previsto hablar del capítulo VI siguiente al anterior,
viendo las imágenes de la ciudad de Játiva, he preferido comentar un capítulo más hermoso,
que hace una fina descripción de "señales" del amor que descubren al ser humano enamorado, y empieza así:

Capítulo II: Sobre las señales del amor

"Tiene el amor señales que persigue al hombre avisado y que puede llegar a descubrir un observador inteligente.
Es la primera de todas la insistencia de la mirada, porque es el ojo puerta abierta del alma, que deja ver sus interioridades, revela su intimidad y delata sus secretos. Así, verás que cuando mira el amante no pestañea y que se muda su mirada adonde el amado se muda, se retira adonde él se retira, y se inclina adonde él se inclina, como hace el camaleón con el sol. Sobre esto he dicho en un poema:

Mis ojos no se paran sino donde estás tú.
Debes tener las propiedades que dicen del imán.
Lo llevo adonde tú vas y conforme te mueves,
como en la gramática el atributo sigue al nombre

Claro es que estas señales aparecen antes que prenda el fuego del amor y el calor abrase y el tizón arda y se levante la llama, porque, una vez que el amor se enseñorea y hace pie, no ves más que coloquios secretos y un paladino alejamiento de todo lo que no sea el amado.
Unos versos que tengo compuestos en que se declaran reunidas muchas de estas señales, y de ellos son los siguientes:

Cuando se trata de ella, me agrada la plática,
y exhala para mí un exquisito olor de ámbar.
Si habla ella, no atiendo a los que están a mi lado
y escucho sólo sus palabras placientes y graciosas.
Aunque estuviese con el Príncipe de los Creyentes,
no me desviaría de mi amada en atención a él.
Si me veo forzado a irme de su lado,
no paro de mirar atrás y camino como una bestia herida;
pero, aunque mi cuerpo se distancie, mis ojos quedan fijos en ella,
como los del náufrago que, desde las olas, contemplan la orilla.
Si pienso que estoy lejos de ella, siento que me ahogo
como el que bosteza entre la polvareda y la solana.
Si tú me dices que es posible subir al cielo,
digo que sí y que sé dónde está la escalera."

Este largo capítulo lo resumo y le hago poda estival, solaz y veraniega, pues destaco en él lo más bello y exquisito para mí, dejando al lector curioso, si tiene interés en querer conocer el secreto de lo que aumenta y acontece, observar el resto del capítulo, con sus propios ojos en otro sendo libro del mismo nombre, si en él desea descubrir todos sus tesoros.
Y añado de mi cosecha pues:

Si el amor se asienta en el alma
no tiene sino huella de una enfermedad
un comportamiento extraño en él,
una convalecencia lánguida,
aletargado y vigorizado en extremo
que no es sino
síntoma de la preparación del cuerpo
para lo que ha de sobrevenir al alma
y lo que aconteciere en el futuro:
Dolosas calamidades
tormentos en las entrañas
y placeres en los tormentos.

Y mañana prosigo,
con otras interesantes señales al respecto,
de las que ya se hacían eco
hace unos mil años antes que ahora.



12 jul. 2008

El Collar de la paloma

Capítulo V:
"Sobre quien se enamora por una sola mirada"

"Pecaron mis ojos
moviendo esta angustia de amor en mi corazón,
y mi corazón envió lágrimas  para vengarse de los ojos.
¿Cómo encontrar justas estas represalias del llanto,
cuando anegan sus pupilas con sus fluidos torrentes?

Antes que la viese nunca la encontré para conocerla,
y el momento que la vi fue nuestro último encuentro."


"Mi amigo  Abû Bakr Muhammad ibn Ahmad ibn ishâq  me contó lo siguiente:

El poeta Yûsuf ibn Hârûn, más conocido por al-Ramâdì, pasaba por la puerta de los drogueros de Córdoba, que era sitio de reunión de las mujeres, cuando vio una muchacha <>. Dejó entonces el camino de la Mezquita y se dispuso a seguirla: ella tiró hacia el Puente y lo cruzó camino dellugar que llaman el Arrabal. Al pasar entre los jardines de los Banû Marwwân (¡Diós los haya perdonado!), trazados sobre sus tumbas, en el cementaeio del arrabal, al otro lado del río, vio la muchacha que él se apartaba de las gentes, sin otro intento de seguirla, y entonces se dirigió a él y le preguntó: 

"-¿Qué quieres que vienes tras de mí?" El le ponderó el gran tormento que por ella sentía.
"-Déjate de ésas cosas -le dijo- y no me busques la perdición. No puedes lograr tu intento ni hay modo de conseguir lo que quieres" "Me contento con mirarte" dijo él, y ella atajó "- Eso sí puedes hacerlo." Entonces él volvió a preguntarle: "¡Oh señora mía! ¿Eres libre o esclava?" "- Esclava." "-¿Cómo te llamas?" "- Jalwa" "-¿Quién es tu amo?" "-¡Por Dios! Antes sabrías lo que hay en el séptimo cielo que eso que me preguntas. ¡Déjate de imposibles!" "-¿Oh señora mía! ¿Dónde volveré a verte?" "Donde hoy me has visto, y a la misma hora, todos los viernes" Y añadió: "-Y ahora, ¿te vas tú primero o me voy yo?" "- Vete tú primero con la guarda de Dios."
Partió ella camino del Puente y él no pudo seguirla, porque a cada paso se volvía para ver si iba tras ella o no. Cuando hubo traspuesto la puerta del Puente, corrió en pos de ella, pero ya no pudo encontrar su rastro.

Dijo Abû 'Umar, que es el propio Yûsuf ibn Hârûn:
"¡Por Dios! Desde aquel instante hasta ahora no me separo de la Puerta de los Drogueros ni del Arrabal sin que haya vuelto a tener noticias suyas y sin saber si es que se la sorbió el cielo o si se la tragó la tierra. Pero por ella mi corazón está más ardiente que un ascua.-"


Y dice así:

"En este caso lo que puede ocurrir es que el amor se consuma rápidamente o que perdure.
Ahora bien: el que un hombre se enamore por una sola mirada, e improvise su afecto por una ojeada pasajera, indicio es de poca constancia, nuncio seguro de próximo olvido y prueba de versatilidad e inconsecuencia.

Yo conozco un mancebillo, de los hijos de los secretarios de la corte, a quien al pasar por una calle, vio una mujer de noble cuna, elevada condición y muy guardada, desde una celosía de su casa, a la que estaba asomada. Gustáronse uno al otro, y durante algún tiempo estuvieron cruzando cartas, con mayor sutileza que el filo de una espada.

Si no fuera porque en esta risâla mía no me he propuesto declara los ardides ni contar las mañas de los enamorados, podría citar casos, cuya veracidad me consta, que dejarían perplejos a los más entendidos y llenos de asombro a los más avisados. Pero mejor es que Dios nos favorezca corriendo sobre nosotros el velo de su misericordia. Él sólo nos baste"

Y yo añado una muwashsháha-s, eso sí modernizada, de cosecha propia y espontánea:
(Las muwashshaha-s nombre tomado de los collares de las mujeres árabes de la época, son poemillas cortos que se  prestan sobre todo temas delicados o ligeros: el amor, los placeres, las descripciones de la naturaleza).

Pasaste
sentí tu perfume de piel
me corté un dedo
y no salió sangre
cayó mi cráneo al suelo
despedazado
y el polvo de mi hueso
enamorado
se unió a la estela
de la suela de tu pisada.

10 jul. 2008

EL COLLAR DE LA PALOMA




Os voy a hablar de un libro que encontré hace 15 años
en un café-librería arrumbado, olvidado y amarillento,
desde entonces vive conmigo, acogido en mi seno, 
una luz satélite que me guía con su luz plateada,
uno de los pocos que conservo, 
después de haber dado más vueltas que el baúl de la Piquer,
de ésa época sólo conservo 4 libritos, los otros tres son:
"Antología" de Miguel Hernández, edición del año 72,
"el Principito" e "Historias de cronopios y de famas".

Éste del que os hablo es mi estrella
mi preferido mi hermano del alma:

"El collar de la paloma" edición del 71,
con un prólogo de José Ortega y Gasset
escrito por mi amigo, sentido y querido
Ibn Hazm de Córdoba

(las ruinas de Balat Mugit
en la Córdoba occidental
uno de ésos puntos centrípetos de la Tierra
que aparecen en épocas determinadas al azar
donde ocurren cosas y el duende
se prende en las gentes diferentes
donde no existen las casualidades
y los desconocidos se encuentran
en una misma plaza confluyente
sin saber muy bien porqué
y qué cometido les ha llevado hasta allí)

Ibn Hazm
otra azarosa vida
otro desterrado, un perseguido
y aún así impenitente optimista
también recaló en el sur y el este
y se carteaba frecuentemente con gente
de las tierras donde yo me encuentra ahora
genio arrinconado por escuelas rivales
aborrecido por cristianos y judíos
olvidado por traductores del medievo
él como yo rastreaba con el hocico
lo que no se ve, pero se intuye de alguna manera
el cambio imperceptible de las presiones aéreas
del magma comportamental de los seres vivos
que esconden dentro tremendos cambios
corrientes profundas y turbulentas
aguas que discurrían por debajo
aunque en la superficie liviana
entonces aún no se adivinaran
los fenómenos que iban a acontecer.

Los grandes valores en sus escritos
históricos, teológicos y jurídicos
se hallaban al margen de lo considerado "correcto"
máxime en aquellos tiempos.

Este tratado sobre 
EL AMOR Y LOS AMANTES
fechado en la ciudad de Játiva en 1022
contemplaban ya
el amor entre personas de un mismo sexo
entre amores distintos crudos o ambigüos
que extrañamente son mas contemporáneos ahora que nunca
(no olvidemos que pertenece a una civilización musulmana
en la época de la destrucción del Califato
las guerras civiles y la anarquía taifa).

Después de esta larga introducción
como lectura de verano
voy a proceder a capitularos
algunos deliciosos fragmentos
de esta desconocida y maravillosa gran obra.

Es fácil patinar con los ojos por éstas líneas
puesto que en este libro el término "amor"
está descrito en su más amplio espectro
habla del amor natural, tanto los debidos
como los indebidos, un surtido variado
de nociones filosóficas
(escolásticas a veces en exceso)
y teorizaciones sobre el erotismo.

Este hombre relata y recuerda experiencias propias
y/o ajenas, pero bien conocidas.
Es enérgico, nítido
y analiza con precisión las situaciones
que a veces el amor trae consigo.
Seguro que alguno se reconocerá en alguna situación 
que algún capítulo comente al respecto.


Inicio de "El collar de la Paloma" pág. 94 del libro de Ibn Hazm:


Te amo con una intesidad inalterable
mientras tantos amores humanos no son más que espejismos.


Te consagro un amor puro y sin mácula:
en mis entrañas está visiblemente grabado y escrito tu cariño.


Si en mi espítitu hubiera otra cosa más que tú,
la arrancaría y la desgarraría con mis propias manos.



No quiero de ti otra cosa más que amor;
fuera de él no te pido nada.



Si lo consigo, la Tierra entera y la Humanidad
serán para mí como motas de polvo, y los habitantes del país, insectos...


9 jul. 2008

Outsider

Una mañana Tomwaitsiana
de café en sepia
de postales de viajes
de cines
de repostajes

Un dibujo sin papel de cebolla
un recalco
asomado a la olla
Un experimento
warholiano
me recuerda
a Jackie Brown
en sus horas bajas claro
parezco mestiza o negra
blackpower 4 ever jaja
ven Quentin
España está de moda
El resplandor
de la noche
en la mañana
hoy quizá
no tan temprana

En un acto de prestidigitación
retomo mi valentía inicial
por donde come mi mano
"Hazlo que temas"
dijo el abuelo
mi temor es la intimidad
y el robo de almas
convertidas en imágenes.
Pavor de herencia indígena
supongo
No conozco muchas personas
que osaran hacerse fotos nada más levantarse
con ojeras
resaca de vuelos cabaretianos
nocturnos
Hoy lo he hecho
vuelta y vuelta
al natural
con un poco de sal
demudada el alma
sin maquillajes
ni abalorios.

Hoy es un día especial
a mi padre le operan de cáncer
un hombre descendiente
de una complicada
y españolísima
saga familiar
yo como oveja negra que soy
sigo sus pasos

En la empresa de ayer ya no estoy
por "reestructuración"
y aunque las ofertas llaman a mi puerta
hoy
realmente
todo me importa un bledo
(Como en American Beauty:
no señor, a estas alturas
sólo deseo un puesto sin responsabilidad)
permanezco ajena al mundo
escuchando música
mirando al techo soñando
las palabras serpentean
bajo mi vestido
vuelan
ahora
si me veis
no me saludéis
no me despertéis de mi estado outsider
estaré ajena tomando café
canturreando jazz o bossa
escribiendo con mi cabeza
siempre escribiendo
dibujando e inventando
experimentando
otros mundos posibles
líneas invisibles
la sangre bullendo
eterna sin red
quizá un momento

¿Por qué seré tan feliz
siempre, a pesar de todo?

8 jul. 2008

Glitter and Doom


Crónica nocturna
de la precisión
y la prestidigitación
ó
cómo bailar la polca
con zapatos viejos.


San Sebastián
Barcelona

2 jul. 2008







Y la belleza
se abrió a mis ojos
y yo con ella
aflorada
asombrada
de haber estado tan ciega.

La arena perfumada
se ciñó a mi cintura
viajante
actuando solitaria
para un público invisible
y ante mi ventana
mi mar de ojos imposibles
bailando con mis pies descalzos
bajo el humo de la pipa azul
del viejo y arrugado sabio.