21 nov. 2018

Hojas perezosas

Ocre, mostaza, siena, albero
Óxido de hierro hidratado
Comúnemente mezclado con arcillas Amarillento, rojizo o anaranjado
Hacen del otoño semiajado
Una cama de hojas secas
En lechos dorados
Para miles de saltos de juegos
improvisados
Tanto el viejo invierno como la chiquilla
Llevan los Otoños cruzados
Besos curados, castañas y meros,
Entre las ramas de jardines escondidos
Cosechas de previsores y de ardillas
Los mejores besos son los robados
Entre lunas, soles y nubecillas


18 nov. 2018

Campanera

Suenan las campanas

Suenan
suenan
suenan

Tañendo sangre de bronce
sudor de esparto

Cantando tu nombre
por las mañanas

7 nov. 2018

Cielos crujientes

Quién te diera
Mil besos eléctricos
Entre doscientos nudos
Del espinazo nervioso

Quién cogiera un látigo de trueno
Para descalcificar tus sueños
Y te amaneciesen mil mañanas limpias

Quién derritiera tus hielos
De nieve y fango

Quién fuera el reducto de tus abrazos
Egoístas y somnolientos
Cómo pesados tus aletazos
Quien fuera delfín de tus aguas
Y niebla Invisible de tus abrazos

Quién fuera la luna crujiente
De tus desdichas
Y la sombra impaciente
Del sol que te quema

Quién fuera sol y luna
Cordura y locura
De quién pudiera

8 oct. 2018

Cuadernos de horas

Reyes sin coronas
princesas sin dientes
melenas con leonas
miserables pendientes

Días eternos
noches demasiado cortas
plumas sin inviernos
pero nos llamaban locas

Limbos con avernos
derogaciones en ciernes
lunas con eternos
promesas sin clientes

Monas con espejos
asignaturas ausentes
vidas sin gobierno
con besos influyentes

Húmedos reflejos
empañados relucientes
perturbados tiernos
lunes que son viernes

Abrazos con espejo
verbos imprudentes
verdades como puños
mentiras ausentes

...hacen de estos cuadernos
nuestras horas
más presentes.

6 oct. 2018

Soles negros, soles blancos

Soles negros
amores de variados colores
copos de nieves fatigadas
y tranquilas
que sólo quieren ser olvidadas
y revivi
das

Soles blancos
lugar de descanso
curadas de espanto
limpieza de almas
ofertas descuento
24 horas

23 sept. 2018

CUENTO DE OTOÑO


Cierta mañana de otoño, un pescador y su único hijo se hacen a la mar para recoger sus redes. El tiempo es tranquilo, pero a medida que avanza la mañana se levanta un fuerte viento obligando a los hombres a regresar a puerto.

En el tumulto de golpeo de olas el motor se estropea, obligándoles a usar los remos para avanzar.
Progresan a duras penas, mientras que las desenfrenadas olas se agitan cada vez más. El hijo se va preocupando mientras el padre queda tranquilo y silencioso. El viento aumenta y parece que el remo no sirve de gran cosa.

De pronto el muchacho descubre a lo lejos una barca que viene hacia ellos y avisa a su padre.
El padre sin parar de remar contempla el horizonte y permanece silencioso.
Entre las atormentadas olas la embarcación se acrca rápidamente.
"Padre- aúlla el hijo- creo que esa barcucha va a chocar contra nosotros. ¡¡Viene en línea recta!! Parece que va a embestirnos y quien la maneja quiere llevarnos a pique, pues finge no mirar en nuestra dirección!!"
En ese momento el joven se incorpora y hace grandes gestos.
"Ese miserable marinero esta ahí tranquilamente tendido en su barca!. Su inconsciencia va a matarnos. ¡ Asesino! ¡ Criminal!" - aúlla con rabia.
Las dos embarcaciones siguen aproximándose. Justo antes del impacto el padre hace una diestra maniobra evitando la colisión tranquilamente.
"Te has fijado quién estaba en la barca?" - pregunto el padre a su hijo.
"Si" responde este.
"Lo que te ha parecido un hombre dormido no era más que un saco abandonado en el fondo de una barca a la deriva. Entonces, ¿contra quien te has enfadado?"