22 ene. 2018

El mirlo muerto


Esqueletos
inertes sujetos
que conducen
a lo lejos
lindos pellejos
bordeados
de carnada

Aun así me deshojo
desolada
flor
prisionera
atormentada
viviente
desorientada
cabalgando
hacia la nada

Mirlo blanco
mirlo muerto
abandonado
maltrecho
no pude hacer
pajarillo
mas por ti
que una
linda orla
de lunas
acunadas

Alzando vuelos entre harapos y tuertos

Campanas
suenan
temblando al viento.

El aire levanta
plumajes roídos
mis brazos doloridos
se resisten al asalto

Música suave viene de lejos
acariciando notas de polvo
entre palpitos decaídos
Suplica mi cuerpo espumoso
deshacerse entre la arena
Un jazmín dolorido
rueda por el suelo
La tierra peina la muerte
entre harapos y migajas

Una mariposa oscura
arranca el polen de tus labios

Dame la mano
o sílbame
al oído


16 ene. 2018

Ausentes

Que infinito el sueño que me alcanza
si con mis dedos pudiera tocar tus lágrimas
cogerte la mano
abrazar alguna sonrisa
despedirme de ti.

Cuentas de terciopelo

Pero mi alma
descansará en sus sandalias tranquila
sin olvidarse de mi cuerpo
que lentamente se aleja.

Me gustaría oler
aquella mañana
al perfume
de jardín perdido.

7 ene. 2018

El espejo de Luzbel



Este es un cuento de hace tiempo, que sigo creyendo está de rabiosa actualidad,

Luzbel se hallaba de muy buen humor, porque había construido un espejo que tenía la maravillosa propiedad de que lo bueno y bello que en él se reflejaban desaparecían casi del todo; en cambio, lo malo y lo feo de cada cual se destacaban allí adquiriendo dimensiones enormes.
-"¡Oh, que divertido!"-, se dijo la diabla al contemplar su obra.
Los diablillos que acudían a su escuela, pues era maestra de DIABLURAS, fueron contando por todas partes que, al fin, se había realizado un progreso extraordinario, pues a partir de aquél momento se podría SABER de verdad lo que era el Mundo y sus Seres Humanos.

Recorrieron el mundo con el famoso espejo, enseñándolo como curiosidad insólita aquí y allá, y pronto no hubo ni persona ni país que no se hubieran visto caricaturizados en él.
Los diablillos en su osadía, se pusieron a volar hacia los cielos para reírse de los angelotes, pero tan contentos estaban y tan nerviosos de ser los primeros en conocer el lado oculto de lo "divino", que peleándose entre ellos para ver quién era el primer afortunado grupo de luciferines, que presentaba tamaño invento, que resbaló en la lucha y el espejo dio tal sacudida que se les escapó de las manos y cayó a la Tierra, donde se rompió en millones y millones de añicos.
Entonces causó muchos mas trastornos que antes.

Como los añicos no eran mayores que granos de arena, el viento del Norte los esparció por el mundo y a muchas personas se les metió en los ojos, como Siroco sahariano.
Una vez en ellos no se los podían quitar y todo lo veían feo, malo o al revés que de costumbre, pues CADA UNO de aquéllos granitos tenía la misma propiedad que el espejo entero.
Y fuese peor la cosa, porque algunos de tales añicos penetraron en el corazón de ciertas personas, y a éstas el corazón se les volvió tan frío e insensible como un trozo de hielo.

Aparte de aquellos innumerables añicos, quedaron de aquel gigante espejo maléfico algunos pedazos mayores, como vidrios de ventanas (cristales de yeso exfoliados, laminados, espejuelos como los que utilizaban los romanos para sus ventanas en épocas de fiesta o invernaderos, como los recogidos en Segóbriga, Madrid), a través de los cuales era muy desagradable ver acercarse a casa a familiares o amigos.
Otros sirvieron de cristales para gafas: los malvados se las ponían ante los ojos para ver claro y con la más "EXACTA JUSTICIA" (la justicia literal es la mas injusta de las cosas, como las tallas únicas, que sientan bien a una única persona). Las fealdades que de este modo descubrían, llenaban de siniestro regocijo a sus perversas almas.

Aún hoy, el viento sigue diseminando por los aires añicos de aquél gigantesco espejo.
Así que tened cuidado con lo que se os meta por los ojos.
Si de repente sienten una sacudida y dejan de sentir, piensen en qué momento ese grano invisible se dedicó a purgar su almas de humanos sentimientos.

Un saludo, amig@s.

5 ene. 2018

Gritos de cascabeles

*Melpomene tragico clamat moesta boatus



Entre un montón de huecas armaduras y de oriflamas ígneos
la locura sacude su estrepitoso tirso
sin advertir que poco a poco llegará la farándula al abismo.








(*) Melpómene, trágicos y tristes gritos de cascabeles

Mamá

Amor
y muerte

Tanto, tanto amor

Todavía grito de dolor
y de injusticia
Al fin la encontré
y cuando casi rozamos
nuestras voces
después de tantos años
me la quitaron
de entre los dedos
apenas antes de rozarla

Amor, mucho amor
dándome aún consejos
la muerte se la llevaba
y luchaba tranquila
respirando fuerte
arrancándole palabras a la vida
desde el otro lado del océano
para dejarme un mensaje
de tanto amor

El coraje del amor
ya en las puertas
de ultratumba
desconocida


6 enero 1950 Santa Cruz de la Palma (España)
31 diciembre 2017 Punto Fijo (Venezuela)

28 dic. 2017

Ya estan aquííí...

A veces, no puedo evitar hacer cosas así.

Tomando un café.
A mi derecha un taburete vacío
"¿Hay alguien ahí?"
me espeta una señora.
"¡¡¿Usted también puede sentirlo?!!"

De lluvias invernales

La lluvia de invierno, bálsamo contra los malos sueños, sólo el murmullo del agua ha logrado despertarme.

Haykus 2

Segundos versos
de los eternos besos
de la sin hueso.

Lluvia de invierno
saturnalia vista,
la finalista.

Muda la vida,
trazaría el miedo,
la algaravía.

La bella canción
del fin del melocotón
cambio de estación.

Se marchó el melón
cambió la simple canción
del otoñista.

Los ecos bellos
de los nuevos destellos
amor tranquilo.

Besado el eco
la piel oscurecida,
adormecida.

No llores más,
las flores de tu festín
en la ventana.

Saliente risa,
ciruelas, higos, piña
comes colores.

Historias vivas
de sabores albores
de los quemadores.