7 nov. 2018

Cielos crujientes

Quién te diera
Mil besos eléctricos
Entre doscientos nudos
Del espinazo nervioso

Quién cogiera un látigo de trueno
Para descalcificar tus sueños
Y te amaneciesen mil mañanas limpias

Quién derritiera tus hielos
De nieve y fango

Quién fuera el reducto de tus abrazos
Egoístas y somnolientos
Cómo pesados tus aletazos
Quien fuera delfín de tus aguas
Y niebla Invisible de tus abrazos

Quién fuera la luna crujiente
De tus desdichas
Y la sombra impaciente
Del sol que te quema

Quién fuera sol y luna
Cordura y locura
De quién pudiera