23 ene. 2009

este blog estará temporalmente fuera de servicio por alguna razón

Muchachada Nui:

ante la duda consulte con un murciano

"todos sabemos que a un murciano no se le meten doblá"


jaja
bien cierto que es


"los intermediarios siempre se quedan algo"

Besos

5 ene. 2009

CUENCOS DE COBRE



Pierre y Sandro estaban empatados, una vez mas finalistas del torneo, junto con otros candidatos a los que llevaban clara ventaja.
Era el momento, el mejor pastel de carne de Toulouse, en los cuencos de cobre se batían los huevos frenéticamente

talen talen talen...

Como campanas a ritmo, el sonido magnético y su música incesante, componía una partitura infinita, año tras año, melodía cambiada sutilmente por algún nuevo participante.
Los habitantes, hipnotizados, esperaban fuera en la plaza Mayor, preparada a tal fin, el resultado de tan deseado evento.

Éstos dos hombres, francés e italiano, eran los pasteleros más famosos de toda la provincia gala, Sandro afincado hacía cinco años, era el típico descarado y galanteador, Pierre, mas modesto y enjuto, tenía alma de maestro cocinero, como su fallecido padre.

Cuando alcanzaban la consistencia y el volumen deseado, a la misma hora aproximadamente, la música paraba, los muchachos trasladaban la mezcla, con suavidad espumosa al resto de los ingredientes, elaborados y preparados a tal fin para culminar sobre la masa de hojaldre, tapada con un hojaldrillo fino y crujiente, no sin antes terminar de añadir el preparado de carne molida y choricillos de la zona, previamente especiados, asados al punto exacto para añadirla al final de la base de empanada con el huevo batido, y al fuego de leña seguidamente.
Este año Sandro no haría mas trampas, ni le quitaría a Katherinne.

En la gruta cercana al pueblo, por cuyas paredes el eco de la música llegaba a las casas, los finalistas preparaban sus secretos de alquimia al fuego de sarmientos y conjuros, de recetas centenarias heredada de familias propias o ajenas, incluso de algún maestro reconocido.
Preparados a tal fin, cada cuevita, un cocinero, el fuego en medio de la gruta, adonde iban a parar, como ríos, todos los pasadizos.

Los gigantescas pasteles de carne, eran el principio de las fiestas populares, que duraban varios días, para alimentar a todos, las mesas de madera, expositor para el jurado.
Recuento, faltaba una receta.
La de Sandro.

Estaba bien que aprendiera, se fue, renegó, ya se había corrido el bulo previamente, este año no sería capaz de soportar la presión, el pasado casi pierde, y era extremadamente orgulloso, batir en duelo a Pierre, jaja a quien se le ocurre
Al fin y al cabo era tan solo un foráneo, que solo había causado trastornos entre las muchachas, y peleas en los bares.

No era tan raro, pero no había sido la primera vez, otros años, algunos en la prueba final, huyeron por la tensión, el estrés, algunos dejando incluso interesantes y sorprendentes artilugios de alta cocina que se conservaban en el Museo gastronómico de la ciudad.
Pero Sandro... en fin, un italinini mas fuera de la zona, no apto para amateurs, se habría dado cuenta, el nivel era muy alto para ganar más de cuatro años consecutivos.

Pasado el jurado, ganada la estrella, Pierre pensativo, jugueteaba en el bolsillo con un anillo, una especie de sello con una extraña S grabada en su cara.

Habrían notado el extraño sabor de la carne?

1 ene. 2009

¡¡Feliz 2009!!


Sólo pido para este nuevo año poder seguir escribiendo
y que personas como vosotros sigáis leyéndome
haciéndome tan feliz

Besos