29 sept. 2006

Llega mi amita de tocar su musiquita.
Estamos aquí sentadas. Apalancadas.
Hace calor. Septiembre. Nos llega la corriente del aire batiente. Sonriente me quedo.
Mientras, iba pintando. Con mi cola.Tinta roja, azul y negra entonando cada color, canturreando estamos las dos solas como dos figuras de escayola.
-"Vas progresando"-me dice mientras se está peinando.
Su largo negro hasta el suelo va alcanzando, me extraña, que no se lo esté pisando.
Fino, liso y negro, con el brillo añejo del espejo.
Y en él vemos reflejado en el papel de cebolla, la sombra, la figura y la estampa de aquello, tan bello, el lado oscuro del plebeyo que abre
swisssssssssss
la puerta y el sello.
Nuestro corazón dá un brinco.
Desaparece como un destello. Que bello. Me morí del gusto entre tanto susto. Y gasté 2 vidas de las siete, la de antes, la de aquél momento y os contaré que aconteció en el resto de las cinco, que otro día os cuento.
Me iré de Japón con una obsesión.
Conseguir reconocer la penumbra de aquél que me dió el brinco, que me alumbra el pensamiento, y quitó la segunda vida de las cinco.

Soy la gata Flora y tantas cosas ví, que afloran.

Y somos tantas gatas en una sola,
que ni gritan si se la meten,
ni si se la sacan lloran.

27 sept. 2006



Plink
PLINK
Plink
PLINK

mIAU, mIAU!

¿Eres tú?
con tu cascabelito de cristal me despertaste, ¿cómo me encontraste?

El gato macaco. Vete al poblaco. Gato blanco de calleja, que tanto te comes las mollejas como las abejas. Gato chulo y capirulo, que toca todo por donde circulo. Siempre ahí, husmeando, dejando el elixir por donde dormir. meneando, con su porte de duquesito cantando.
Vete! tengo cita a las siete, eres el más gato de los capirulos, no lo disimulo, pero vete andando con tu cascabelín, donde las gatitas se mueran por tín.
Todas locas por doquier por su loco cascabel, todas lo quieren y él las quiere bien, como ovejitas ratoneando, al corrito de la gallinita siguen jugando.
Puff, pereza me está entrando de ver tanta proeza. Que te salga bien, ya tienes con quién, y si no lo tienes sigues rondando por mi calleja, por si la gatita Flora te abre una reja.
Pero unavez te dejé y siempre de ello me quejé, gata tonta y traviesa, tragaste el cimbreo de la cola tiesa, gato chulo y capirulo, más tonto y cobarde que un mulo.
Me rio ahora, pero esto traía cola, muere inocencia juvenil de zascandil, que verguenza que pasé, cuando sin darme cuenta entré y en el corro me encontré con las gatitas coreando y el tonto contoneando, olisqueando feliz el aire de tanta victoria, ¿ y cuál es la gloria?, que el pestillo descorrí y pronto me convencí que la rendija que abrí no era un gato varonil ni un dulce colibrí sino un gato de calleja que venía a por su oveja. Y yo oveja no soy, seré pelleja, dura y seca como una mula, puede. Muere, el candor de a quien le hieren, fuere como fuere.
Alea jacta est! y el pez por la boca, muere

21 sept. 2006



¿Por qué pelean?

Porque hornean. El calor les está subiendo.

La dicha y el éxito les está venciendo. El Honor de ser el Mejor.

¿Y eso para qué vale?

-Fuera de aquí gatos- No comprendéis nada.

Otra vez fuera de otro círculo de entendidos, mi mamá en España fué amiga de un toro en los toriles, eso fué por los Madriles, en unos Abriles.Nadie la comprendió.

Murió con orgullo y valor, siendo el mejor.

¿Entonces quiénes se quedan? le pregunté a mi madre.

Nos quedan los Abriles, hija.

La memoria perdida del tiempo arenoso y terroso, que borra lo bueno y deja lo horroroso. La melancolía de haber sido, un día. Hija mía, recuerda el tono de la poesía aunque la letra cambie cada día.

-Din!Din! Din! Derondin!-
Hola Tomasa, ¿qué te pasa?
-Llega, llega,llega-
¿?
-Llega, llega, llega-
-Y los coches correndo, fun!-fun!
Los automóveles como bestias correndo!-
¿Estás bien? La ciudad te está corrompiendo.
Tu espíritu sensible está sufriendo.
Ven por aquí, Tomasa.
No te lo tomes con tanta guasa.
Es verdad lo que te estoy diciendo.
Es serio lo que te está sucediendo.
¿-A min?- Sín.
La contaminación, la polución, la obsesión te está destruyendo.
Obnubilada te estás volviendo. El consumo te está perdiendo.
-Dín!Dín! Dín! ¿Es eso cierto lo que me pasa?-
Vamos, Tomasa, vámonos a casa.

14 sept. 2006



Un día de final de verano, murió el anciano rey de los vinos, habitaba en un cuerpo la de vieja pelleja, la de sabiduría de alteza.

Mi reina, mi vieja, mi sabia.

Murió de madrugada si apenas decirnos nada.

Mi anciana dejó su aliento sin descontento.

Un suspiro de hada en la nada. Callada.

La vieja hada de la nada domaba a los perros viejos con su mirada. Su tierna pata complaciente, iba de diente en diente, a todos comía, a todos servía un poquito de la vida, de la vasija de barro sacó lo mejor de cada guarro, y todos asentían felices sus óptimas directrices.

Ese verano fué invierno para todos, los blancos los negros los gitanos los perros.

Domesticó a una paloma con su mirada embobada, de haba lavada.

Limpia y pura se fué a la sepultura.

Buenas noches, criatura.