12 jul. 2008

El Collar de la paloma

Capítulo V:
"Sobre quien se enamora por una sola mirada"

"Pecaron mis ojos
moviendo esta angustia de amor en mi corazón,
y mi corazón envió lágrimas  para vengarse de los ojos.
¿Cómo encontrar justas estas represalias del llanto,
cuando anegan sus pupilas con sus fluidos torrentes?

Antes que la viese nunca la encontré para conocerla,
y el momento que la vi fue nuestro último encuentro."


"Mi amigo  Abû Bakr Muhammad ibn Ahmad ibn ishâq  me contó lo siguiente:

El poeta Yûsuf ibn Hârûn, más conocido por al-Ramâdì, pasaba por la puerta de los drogueros de Córdoba, que era sitio de reunión de las mujeres, cuando vio una muchacha <>. Dejó entonces el camino de la Mezquita y se dispuso a seguirla: ella tiró hacia el Puente y lo cruzó camino dellugar que llaman el Arrabal. Al pasar entre los jardines de los Banû Marwwân (¡Diós los haya perdonado!), trazados sobre sus tumbas, en el cementaeio del arrabal, al otro lado del río, vio la muchacha que él se apartaba de las gentes, sin otro intento de seguirla, y entonces se dirigió a él y le preguntó: 

"-¿Qué quieres que vienes tras de mí?" El le ponderó el gran tormento que por ella sentía.
"-Déjate de ésas cosas -le dijo- y no me busques la perdición. No puedes lograr tu intento ni hay modo de conseguir lo que quieres" "Me contento con mirarte" dijo él, y ella atajó "- Eso sí puedes hacerlo." Entonces él volvió a preguntarle: "¡Oh señora mía! ¿Eres libre o esclava?" "- Esclava." "-¿Cómo te llamas?" "- Jalwa" "-¿Quién es tu amo?" "-¡Por Dios! Antes sabrías lo que hay en el séptimo cielo que eso que me preguntas. ¡Déjate de imposibles!" "-¿Oh señora mía! ¿Dónde volveré a verte?" "Donde hoy me has visto, y a la misma hora, todos los viernes" Y añadió: "-Y ahora, ¿te vas tú primero o me voy yo?" "- Vete tú primero con la guarda de Dios."
Partió ella camino del Puente y él no pudo seguirla, porque a cada paso se volvía para ver si iba tras ella o no. Cuando hubo traspuesto la puerta del Puente, corrió en pos de ella, pero ya no pudo encontrar su rastro.

Dijo Abû 'Umar, que es el propio Yûsuf ibn Hârûn:
"¡Por Dios! Desde aquel instante hasta ahora no me separo de la Puerta de los Drogueros ni del Arrabal sin que haya vuelto a tener noticias suyas y sin saber si es que se la sorbió el cielo o si se la tragó la tierra. Pero por ella mi corazón está más ardiente que un ascua.-"


Y dice así:

"En este caso lo que puede ocurrir es que el amor se consuma rápidamente o que perdure.
Ahora bien: el que un hombre se enamore por una sola mirada, e improvise su afecto por una ojeada pasajera, indicio es de poca constancia, nuncio seguro de próximo olvido y prueba de versatilidad e inconsecuencia.

Yo conozco un mancebillo, de los hijos de los secretarios de la corte, a quien al pasar por una calle, vio una mujer de noble cuna, elevada condición y muy guardada, desde una celosía de su casa, a la que estaba asomada. Gustáronse uno al otro, y durante algún tiempo estuvieron cruzando cartas, con mayor sutileza que el filo de una espada.

Si no fuera porque en esta risâla mía no me he propuesto declara los ardides ni contar las mañas de los enamorados, podría citar casos, cuya veracidad me consta, que dejarían perplejos a los más entendidos y llenos de asombro a los más avisados. Pero mejor es que Dios nos favorezca corriendo sobre nosotros el velo de su misericordia. Él sólo nos baste"

Y yo añado una muwashsháha-s, eso sí modernizada, de cosecha propia y espontánea:
(Las muwashshaha-s nombre tomado de los collares de las mujeres árabes de la época, son poemillas cortos que se  prestan sobre todo temas delicados o ligeros: el amor, los placeres, las descripciones de la naturaleza).

Pasaste
sentí tu perfume de piel
me corté un dedo
y no salió sangre
cayó mi cráneo al suelo
despedazado
y el polvo de mi hueso
enamorado
se unió a la estela
de la suela de tu pisada.

7 comentarios :

  1. sin embargo, una sola mirada basta para reconocer al que encaja... para saber lo más importante, para parar el tiempo, para cambiar la órbita de un mundo paralizado

    nada mejor que los ojos que se hablan sin palabras e intercambian sus aguas interiores

    la magia, aunque escasa, todavía existe

    un beso

    ResponderEliminar
  2. Cosa completa y verdadera.

    La mirada
    líquida
    es la flecha certera
    descontaminada
    que transparente
    es toda una declaración de intenciones
    un resumen de uno mismo
    en unos pocos segundos.

    La declación por escopetazo
    que Abû Bakr amigo de Ibn Hazm
    hace por flechazo instantáneo por la esclava
    y que se desveló como protagonista
    (aunque en principio dijo que había sido
    el poetaYûsuf ibn Hârûn)
    cuando reconoce que desde entonces
    espera en la puerta de los Drogueros.

    Claro que es cierto

    si no existieran los flechazos
    desaparecerían la mitad de las historias
    de amor de nuestro tiempo.

    Pero el carácter árido y predegoso de Ibn,
    sólo acepta el amor con el largo trato
    pues hombre seco y de recios sentimientos,
    que es el capítulo siguiente del que daré cuenta.

    Saludos hermanos!

    ResponderEliminar
  3. Por cierto
    Jalwa
    en español
    es
    "Soledad".

    ResponderEliminar
  4. La mirada dice mas que las palabras... una mirada llena de amor, que te de ternura, sinceridad..guao... como no enamorarse de uan mirada asi
    ?..no?

    Que estes bien!

    ResponderEliminar
  5. Gracias!

    si las miradas hablasen
    cantarían más versos que las palabras
    exprimirían más jugosos besos
    más conquistas que batallas perdidas
    si las miradas callasen
    se verían abismos asomados
    al balcón de nuestros ojos
    preparados para lanzarse.


    Yo estoy estupendamente!
    ligera de sandalias
    de prisas
    y de apegos
    mis vuelos
    se han vuelto gráciles
    mis pies como cometas
    dibujan colores en el cielo.
    Río
    bebo y me hidrato
    en alegría de mar
    calma y sosiego de lecturas.


    En un par de horas
    estoy en un concierto
    escuchando música
    cerca del mar

    ¿Qué mas puedo pedir?
    El cielo sobre mi cabeza
    el suelo bajo mis pies.

    ResponderEliminar
  6. Amiga, yo ante Ibn Hazm (a quien tanto admiro) me callo...

    Por cierto, seria un honor que en la proxima entrada que hagas hablando de estos textos usaras alguna de las imagenes de un servidor

    http://fotos-cordoba.blogspot.com/search/label/ibn%20hazm


    o de

    http://fotos-cordoba.blogspot.com/search/label/arqueolog%C3%ADa%20musulmana

    Y es que, amiga, uno vive en Cordoba, y si no lo haces se va a ofender...

    Ja, ja, ja

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Eso haré
    qué menos hacer,
    por uno de la tierra,
    bella y serena Córdoba,
    de tan magnánimo hombre.
    Saludos!

    ResponderEliminar