24 abr. 2008

Auguste Rodin (aquarelle, crayon de couleur, papier beige)

" Mouvement de danse, un pied, une main joints derrière la tête"
1900
"El Poema"
"¡No la toques ya más que así es la Rosa!"
Decía esto D. Juan Ramón Jiménez, refiriéndose a la belleza del poema, o a la belleza en sí misma añado yo: concepto de simetría perfectamente imperfecta y natural, exigiéndole perfección, estado en que nada falta ni sobra.

6 comentarios :

  1. la belleza: intacta

    incluso mejor sugerida

    como una pluma leve

    dejar que acaricie la frontera del tacto

    la tangente del alma

    ResponderEliminar
  2. Hace nos meses tuvimos en Madrid la obra de Camille, su mujer. Si no la conoces te la recomiendo, aunque su vida personal fue muy triste.

    Rodin tiene esculturas y dibujos que son una auténtica pasada.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Oye una pasada tu blog! te he descubierto porque compartimos libro preferido " El niño del pijama de rayas" y ha sido un gustazo, te visitaré más veces , si me permites pondré un link directo desde mi blog para comentar cosillas contigo habitualmente, si tú te quieres pasar por mi blog quedas invitada:
    sara-momentosdecisivos.blogspot.com
    un saludo

    ResponderEliminar
  4. Sí,
    conozco a Camille.
    Yo conocí a una,
    muy genuina
    demasiado fina
    para vivir
    al reverso
    del universo
    de otro genio
    el amor le da apremio
    la sedujo la condujo
    murió se secó el matojo
    quedó el despojo maloliente
    de la llama ardiente
    a la que sólo sigue la corriente
    el amante valiente
    Camille
    (Bello nombre
    como C. Saint Saens
    "El Cisne"
    una obra hice del fragmento).

    Te cuento el momento del desencuentro.
    Camille era una genio demasiado bello
    demasiado valiente para no quemarse
    Se echó al hada marrón del remojón
    no le importó agrietarse
    con tal de poder apretarse
    un segundo más
    a su perverso
    ser amado
    el agraciado y famoso "verso"
    del arrepentido converso
    de Hombre fino o asilvestrado.

    Consumió su arroz
    comió se hartó
    se bebió su agua
    su lágrima y su alma.
    Pero ella siguió
    con el cincel en la mano
    hasta el día de su feliz suerte
    al fín su descanso atroz
    para ella, la muerte.

    ResponderEliminar
  5. Su forma libre y la perspicacia de su visión siguen siendo una referencia paa el arte contemporaneo.

    Delicadísimo dibujo el que nos presentas así como las palabras que lo acompañan.

    Un beso Almatina

    ResponderEliminar
  6. Aparte de como tratase a las mujeres (dejemos eso en un rincon, de momento) lo cierto es que como escultor era un genio.

    Hace unos años pusieron una exposicion en el Museo de Bellas Artes de Sevilla, y a la gente se le caia la baba....

    Un abrazo, amigo

    ResponderEliminar