11 ago. 2008

Irish man - Irish food


Para Mr. Tawaki:


Como referencia al comentario sobre la curiosidad y carácter de sus gentes:
El tipo que mira a la cámara, mientras intento hacer una foto a un cartel publicitario estilo años'50 que me hizo gracia, se coló en la foto sin querer,
algo le llamó la atención de la situación, porque instantes después hicimos una guerra de fotos (previo permiso), me sorprende el sentido del humor irlandés, aunque siempre hay algo que no entiendo del todo, algún fleco suelto reminiscencias del anglosajón, supongo, aunque curiosamente están mas cerca del espíritu americano colonial de principios de siglo, cuestiones migratorias.

De hecho algunas fotos de edificios, casas y calles, puestas en blanco y negro parecerían el decorado de una película como "Gangsters en Nueva York" (situado a mediados de 1.800 a principios de la emigracion irlandesa), en el temible barrio de Five Points, con el interesantísimo Daniel Day lewis, el siempre correcto Liam Neeson, la rubiales americana de moda Cameron Díaz , y el siempre anodino y superficial Di Caprio (lo siento chicas, me parece al sobrino cabroncete de los vecinos de enfrente, la locura de las quinceañeras del barrio).


Mr. Tawaki,
La comida irlandesa, como no podía ser de otra manera, me recuerda a Ud. y a su excelente crónica gastronómica de los lugares que visita, implacable, exigente y de un aparente excelente paladar ( o eso me figuro).

Decirle que obviando el tubérculo de las tierras, también hay otros alimentos, para mi sorpresa, jajaja.

La patata, por antonomasia, traído por los españoles celtas para evitar la hambruna, ante las tragedias alimentarias que asolaban Europa cíclicamente, que paradójicamente propició la misma por un hongo, cuyo patógeno no fue descubierto hasta hace cuatro años (¡¡!!), ante la impasibilidad de los ingleses (la cultura anglosajona es la que más pactos y tratados ha traicionado a lo largo de la Historia, díganselo a los americanos nativos, Ah! no que están todos muertos), que propició el mayor éxodo de la Humanidad, especialmente a las américas, australias y otros países sajones (conociendo a los ingleses: mmm carne fresca, colonos y trabajadores  gratis deseando prosperar y sobrevivir,transmitiendo gratuitamente mi lengua y mis extensiones de pulpo colonial, que sólo absorbe y poco deja, Oh! el té de las cinco, I'm sorry).

La carne irlandesa es excelente, tanto el bovino como el vacuno, cosa que no dudo al ver los pastos abundantes y verdes, que en el tren, en vez de ovejas, se me parecieron coliflores gigantes, blancas y orondas, masticando a carrillos llenos con caras abúlicas.

Las coles, nabos (algunos con forma de patatas fritas, que comes con alegría hasta notar un rasposo  sabor a bulbo cocido en la boca, que sorprende un poco) y verduras de sabor sano (lo digo por lo insípido, pero bueno), con una presentación a base de salsas marrones, amarillas y anaranjadas: Brown Sauce (que nunca he conseguido averiguar lo que es), salsa de mantequilla  batida con hierbas (puaj, no lo probéis, es como merendarse a un pajarito con un kilo de crema jajaja)  y salsas de tomates, como una especie de ketchup suave anaranjado, de sabor diferente.

Por supuesto los fish&chips que no probé, pues para fritangas, las de la playa en todo el mundo deben ser iguales, un montón de pescado mmm...(es lo que tiene las islas) y el típico pan de soda con mantequilla (con tanto ovejo gordo, deben tener mantequilla a espuertas por doquier, no sabrán que hacer con ella, digo yo, la podrían o la utilizarán para las bisagras de las puertas, para dar brillo a los zapatos, para ponérsela en el culito de los bebés, para mover al abuelo, para hacer sitio en una cola, para que te resbale la lluvia, etc... me sorprende que no hayan inventado un licor de mantequilla, jaja)

Y un surtido variado de postres que sería la pesadilla de un diabético.
Por cierto se me ha olvidado comentar el "Irish Breakfast" que es un surtido de salchichota blanca, rodaja de algo blanco muy grasiento, morcilla, huevos fritos, judías rojas dulces y pan, con el cual puedes estar tres días caminado sin sentir hambre (me recuerda la comida de los elfos a Frodo en el Señor de los Anillos, pero en grasiento), ir a las Américas, volver y todavía esperar un par de días para hacer hueco en el estómago, jaja el atentado natural contra cualquier tipo de dieta, de cualquier clase y condición.

Comida que provocaba beber agua (te ponen directamente la jarra sin preguntar), supongo que para hacer estómago en los Pubs (que son temáticos en el cultivo del cereal fermentado, cervezas por cierto, con menor graduación alcohólica que las nuestras...mmm ahora entiendo muchas cosas de los irlandeses aquí jajaja), al respecto, donde también se suelen comer hasta las 3, por lo que la mitad de los españoles deambulaban al mediodía con las cocinas ya cerradas, acabando en el burguer King o en el McDonagh's.

Eso es tod...
eso es tod...
eso es todo amigos!!


PD: mirad la cara del tipo a través del cristal.
Se llama...
in fraganti?

17 comentarios :

  1. Y el salmon ...pescado alli...salvaje ....veo que disfrutaqste a tope

    ResponderEliminar
  2. Ya te dije que somos "guirigay"
    esto es
    guiris
    de extranjeros (en casa o fuera de ella),
    y gay, en el término de festivo,
    alegres,
    de vida, digamos,
    un tanto disoluta
    jajaja

    ResponderEliminar
  3. Vaya tela. Me has dejado pensando con las reminiscencias anglosajonas y los retazos norteamericanos, sorprendido por tu sentido del humor y por ese torpedo a la línea de flotación de la colonización inglesa, torpedo que comparto sin reservas.

    Muchas gracias por la dedicatoria a este aprendiz de gourmet, al que le encanta comer, pero que no tiene tanto paladar como quisiera.

    Prueba las ostras con Guinness que sirven en los pueblos costeros al norte de Dublín. También hay una cerveza con sabor a ostras, que no me gustó demasiado y que puedes encontrar en España.

    Si tienes ocasión, la Kilkenny está buena y ya no la traen a España.

    Finalmente, y disculpa tan largo comentario, veo que has hecho lo más importante: mezclarte con los los autóctonos en los pubs. Si te han perdonado lo de la clara con limón es que te aceptan sin reservas. La música en directo, después de un par de pintas es lo mejor de lo mejor.

    Besos y que disfrutes.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias Sir,
    lo de las ostras no lo pude probar, entre otras muchas cosas,
    pues iba en la compañía de una "marmota": mucho dormir, poco moverse, todo a contratiempo y con reservas, nada de relacionarse con la gente y yo parecía famosa: con mi propio guardaespaldas, era como viajar con mi abuela haciendo punto a un concierto de los Rolling Stones, muy frustrante, así que sin dudarlo, gracias a este viaje he decidido viajar sola el resto de mis días, con honorables y conocidas y documentadas excepciones, of Course.

    Lo de la la Kilkenny lo sé, le di buena cuenta, y de hecho era la protagonista de la famosa "clara con limón" jajaja.

    Vaya si me mezclé, en cuanto escapaba de las garras de la "abuelita", los foráneos y foráneas, hasta los niños y las taquilleras de los trenes eran víctimas de mis fotos, se me acercaba la gente ¡¡!!, lo juro, había un buen rollo impresionante que creo que se transmite y se hace contagioso, hasta las cincuentonas en despedidas de soltera de sobrinas, se acercaban para que me uniera a ellas en la fiesta, de hecho en Galway, estuvimos en un concierto, me encontré con una negrita Keniata, que me dio su teléfono e invitó a su casa cuando volviera allí, a tres viejos "rockeros" con corbata, dos ingleses atípicos (y mira que es raro), y un irlandés; el hijo de uno de ellos tocaba la batería, con mucha fuerza y poca destreza, el otro era profesor en Cambridge, y el otro Broker financiero o a algo así, nos invitaron a unas Guinnes porque decían que les sorprendía conociera las canciones de los Beatles y los Rolling Stones a mi edad, luego descubrieron que no era tan joven, jajaja, y gracias a la negrita que nos pusimos a bailar como locas (puf!, que alivio, por fin compañía divertida), creo que ella estaba tan aburrida como yo cuando llegué al pub, hubo una conexión inmediata y muchísimo sentido del humor, la verdad todavía no sé como nos comunicábamos porque no hablaba casi nada de inglés, y yo con mi cascajo de spanglish expresivo, no sé.
    Si el año que viene se pone de moda el abanico español en "Galway Races" y por la noches, ya sabéis de quién es la culpa, jajaja
    la gente se fue subiendo a la parte de arriba y animando, lo curioso es que eran las carreras de Galway, que es el Ascot irlandés, y mientras todo el mundo sujetaba su pamela, los taconcitos finos (sobre el lluvioso empedrado, que locura, un atentado contra la gravedad) los vestidos de gasa, y el traje y corbata oscuros, que a la mitad de la noche, no quedaba pieza en su sitio, yo iba importando moda campera con las botas pesqueras, de caminar 3 horas bajo el chirimiri, buscando B&B, camiseta negra y el abanico creando tendencias, jajaja.

    Si le digo la verdad, ahora que todavía tengo tiempo, estoy pensando en volverme y terminar allí de hacer fotos, de conocer gente sin interferencias y de escribir algunos cuentos populares de los pueblos, pues había una vieja que usaba su casa como un B&B (Bed&Breakfast) con la que hice muy buenas migas, a la que me gustaría volver y despedirme en condiciones, cosa que tampoco puede hacer.
    Hice lo imposible para sacarle todo el jugo, pero la Cía. era muy limitadora (como dice el grupo"Everything but the girl"...), creo que a veces peco de idiota y eso me hace ser excesivamente condescendiente con las necesidades ajenas, espero enmendar ese defecto este año.

    Como le decía a mi abuelo: "No quiero. Yo he nacido en esta vida para ser feliz, y compartir felicidad con todos, los míos y los ajenos, todo lo que se meta en medio no vale y me estorbaaa ", cuando intentaba que me reconciliara con una vecinita petarda que me había robado una muñeca de trapo que me hizo mi abuela, además ¡¡vestida de bailarina con su falda de tul y gasa!!, eso era imperdonable, yo se la hubiera regalado, siempre he regalado con facilidad, son sólo "cosas" bonitas, siempre habrá más , y mi abuelita me hubiera hecho otra, pero que me la "sustrajera" aprovechando mi absoluta confianza, sin vuelta y en un descuido, sabiendo que llevaba llorando desconsolada varios días hasta que me la encontré en su casa...me dolió en el alma, era la hija del lechero, fue mi primera sensación de traición profunda, e injusticia absoluta, claro, que entonces tan sólo tenía 7 años, pero todavía hoy sigo pensando lo mismo, hay que evitar a la gente que te hace infeliz por cualquier motivo, que te extrae la energía, que tira de ti sin ofrecer ni una miserable sonrisa, por lo menos en el círculo interno más próximo, mira que soy abierta, pero creo que desde ése día, la injusticia y el abuso flagrante de confianza, es una de las pocas cosas que me exasperan. Sigh!
    jajajaja

    Saludos gatunos!

    ResponderEliminar
  5. Vaya reportaje que nos has traido más espectacular, eso se llama estar al loro de todo lo que allí acontece. Muy bueno

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Las orejas
    siempre abiertas
    el hocico siempre alerta
    y el pescao lo sigues con los ojos
    no sea que se te escape y pases hambre.

    Filosofía gatuna!

    ResponderEliminar
  7. He disfrutado el post y tu comentario ampliándolo.

    Se nota que vives.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. almatina,
    tienes que viajar más, para que podamos leer estas crónicas, son fantásticas, me he divertido y sonreído leyendo.
    besos.

    ResponderEliminar
  9. Bueno toro
    Vivo aún y a pesar de todo.

    En éstos últimos 6 meses he hecho cuentas y reseteado la gente que realmente me aporta algo a la existencia en mi día a día, y sinceramente han sobrevivido muy pocos, me he dado cuenta también, que he estado rodeada de muy mala gente a mi alrededor, éstos últimos 5 años en Murcia que llevo, que me robaban la vida, la alegría y la energía como garrapatas.

    Y cuando volví de Irlanda, decidí pasar lista, con eso de "menos es más", y siendo honesta, quitando a envidios@s, celos@s, insegur@s, soberbi@s, dubitativ@s, traicioneros, controladores, simples y demás, realmente me quedaba muy poquita gente.

    En cuanto lo he tenido claro, he vuelto a ser feliz.
    Me gustaba más la gente de mi "juventud", más sana, con menos pudor, políticamente incorrecta, te mandaban a la mierda claramente o si tenían que decirte algo a la cara se decía sin acritud, pero se partían el brazo por los colegas, y había una sensación de "piña" y una curiosidad infinita por lo extraño, relaciones mucho más humanas y naturales que el odioso mundo controlador y de apariencias que vivimos ahora: el coche, la casa, la pareja, los hijos, las copas, las rayas, el alcohol, las infidelidades, el jefe capullo, el aburrimiento mortal diario, el quemamiento del curro, las miradas grises y mezquinas, vaya mierda.
    Paso de eso, dejarme con mis pipas
    e iros todos a la mierda jajajaa como dice Toro que tiene un día misántropo.

    Me lo paso bien:
    comiendo pipas en un portal con una cerveza como antaño (cosa que hice por cierto ayer y disfruté como un enana) charlando con una amiga,
    o disfrutando de un yate de lujo,
    es más, me lo paso mejor comiendo pipas,
    los acompañantes de yates y veleros suelen ser un poquito gilipollas (con perdón) de más, a veces.
    jajaja

    Bueno Alfaro, las historias interesantes pasan en cualquier esquina, lo que pasa es que cuando viajas a un sitio completamente nuevo
    vienes con los ojos limpios y todo lo ves más claro, sin censuras.
    Sobretodo si eres como yo, experta en llevar la contraria y colarme en todos sitios haciendo exactamente lo contrario a lo obligatorio, como buena española:

    No fotos, ahí saco la cámara.

    Prohibido pasar, sólo personal autorizado,
    ya estoy yo saltando el cordoncito, no lo puedo evitar.
    De hecho el truco consiste en tirar pa'l fondo, sin mirar, pisar fuerte y si alguien te mira, poner cara de "ya estamos otro pringao novato dando por culo") con cara de aburrimiento fastidioso, no falla.
    Si te pillan, siempre dices: ay lo siento, no comprender, y poner cara de panoli, quedarte con el nombre de la placa e intentarlo 20 sg. más tarde:
    "Miguel dice que me digas dónde están las mesas, que soy de otra filial y no me entero - ¿has cogido la identificación?- no, ¿dónde las tenéis?, dame esa misma, que me he dejado el bolso en el coche, ¿oye a qué hora empieza todo este rollo?, no me gustan los pijeríos", los guardias te miran comprensivos. Hecho. Comer beber mezclarte y si no encuentras nada mejor que hacer pirarte a una hora prudencial.
    (Así conocí a la embajadora de EEUU en Madrid, portorriqueña, le hizo tanta gracia el morro que tuve, que me invitó a un fiesta de "Navymen", marineritos calvitos de uniforme, mientras los capullos de mis compañeros que iban de "expertos" por la vida, intentaban colar unos bonos de golf sin pasar de la entrada, era mi primer trabajo de comercial, pero eso ya lo contaré en otra ocasión)

    La vida es una,
    puñetera y corta,
    así que hay que exprimirla,
    antes de que te exprima a ti.

    ResponderEliminar
  10. a veces también, revisando mis fotos, encuentro a "espotáneos" que se han colado... y que muchas veces me hace pensar qué curioso es todo, porque si no fuera por haber apretado el botón en ese momento justo, ni hubiera reparado en ellos.

    En fin, perdón por el desvarío.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  11. Desvarío muy cuerdo y aceptado.

    ¿Que será de esas vidas de anónimos que un día se colaron en nuestras fotos?
    ¿Te imaginas que entablas una relación de amistad, familiar o de pareja, y un día descubrís que aparecéis en la misma foto, pero que entonces esa gente no se conocía?
    Sería un buen guión para una película,
    jaja
    Saludos!

    PD
    Por cierto hoy al mediodía era el mayor auge de las Perseidas (como estrellas fugaces, polvo de la cola de un cometa realmente), esta noche se verán muy bien, hasta el día 15.

    Me subo a la terraza, estoy por subir el colchón pequeño y quedarme a dormir arriba, no parece que haya riesgo de lluvia por aquí, me pondré un pijama por los vecinos jaja

    ResponderEliminar
  12. Me gusta compartir las Perseidas
    es como pedir mil deseos fugaces
    por cada "estrella" que atraviesa la "corteza aérea"
    en dirección a la Tierra
    tan lejos del espacio
    y se viene a desintegrar aquí
    a morir como salmones todos los años por estas fechas
    a contarnos cuentos del más allá conocido
    todas estas noches
    ¿no es fantástico?
    pon la oreja y oirás muchas historias
    sólo tienes que saber escuchar
    las cosas inimaginables que podrían contar
    si supieran hablar.

    ResponderEliminar
  13. Vaya mala leche la de la hija del lechero. Con los conocidos y amigos hay que aplicar la máxima de Stalin cuando hacía las purgas y mandaba a los rusos a Siberia: quedarán menos rusos, pero serán mejores.

    Un abrazo y disfruta.

    ResponderEliminar
  14. "Me se" olvidaba. Kilkeny con limón. Dios, qué pecado. Te esperan muchos años de purgatorio. Menos mal que no estaba allí para verlo.

    Tienes un punto negativo.

    ResponderEliminar
  15. Disculpe caballero
    en mi defensa diré
    que acababa de caminar 11km descalza sobre el césped
    bajo la lluvia
    con la ropa empapada e hipnotizada
    por el espectacular concierto de Mr. Waits
    que por la máscara que llevé de plumas turquesas y moradas con antifaz negro
    (si os he contado un secreto)
    me reconocieron desde Galway una parej
    que estaba sentada detrás mía
    y hacía juego juego con un elegante
    kaftán negro que hacía juego con la máscara
    (que convenientemente me quité después del concierto por el camino)
    que me tuve que quitar enterito y quedarme sólo con unas mallas cortas y una camiseta de tirantes a riesgo de que el aire acondicionado y la lluvia
    me congelaran, para alegría y alborozo de los muchachos de la zona y mosqueo de las irlandesas,
    y que gracias a esa cerveza con limón que me rehidrató compulsivamente, puede volver en mí y apurar un par de pintas, además de ser la única que (gracias a mi desvestimiento y spansihstreaptease razonable para el sentido común) no se resfrió lo que quedó de semana, pues el resto de la gente que fuá aél, en el Hostel estaban todos resfriados.
    Es que hay que contarlo todo, sin su contexto pierde el sentido original
    Ala ya está
    jajaja
    ¿Estoy perdonada?

    ResponderEliminar
  16. ay,
    bueno avisad, que en este blog hay que pasar a la trastienda..., de lo contrario nos perdemos lo mejorcito, mañana vuelvo a por la continuación, o a por nuevas aventuras, me da igual nuevas que ya empezadas sois geniales.
    besos

    ResponderEliminar
  17. Ah, encantadora cronica personalizada de un viaje.

    Cualquier cosa menos aburrida. Un encanto.

    No hace mucho, viajando por Escocia, tambien disfruto visitando lugares comunes, como pub o supermercados.

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar