21 ago. 2008

Ireland Dorée. Días de vino y rosas en la era del Neorromanticismo.


Fotos para Peggy,
La muchacha dorada.











La muchacha dorada
se bañaba en el agua
y el agua se doraba.


Las algas y las ramas
en sombra la asombraban
y el ruiseñor cantaba
por la muchacha blanca

F.G.Lorca


Y entre destellos dorados
verdes sueños reflejados
en sombras oscuras traicioneras
en la tierra
se sufrieron otras guerras tardías
con mucha menos poesía
la dulce guerra
del día a día.

Una vez
entré en un antiquario
con muchas cosas del sg XVIII
por poco precio
allí descansaba una casa de muñecas 
de por ésas fechas,
un sueño de Allan Poe
 el regalo ideal para Tim Burton.
Muñecas originales 
que parecían cadavéricas hadas.

También encontré un teléfono de pared,
como de las pelis en B/N, originales.

Compré unas liras del año 1920 por un euro.

Son curiosas todas éstas cosas.

Cuántas vidas de manos y cabezas ajenas habrán pasado.


Pero,
la vida
es un biberón de cristal
con dos tetinas.

por una entra la vida
por otra se escapa,
y nunca sabemos
cuando se romperá
el frágil vidrio.

6 comentarios :

  1. Mmmmmmm creo que esa casa de muñecas hubiera sido mi deleite también.

    ResponderEliminar
  2. Guauuuuu!!!que entrada preciosa!!!que fotos...y que bonita manera de explicar la vida misma...por una entra la vida, por otra se escapa...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Uno, amiga, entraria en esa "cacharreria" y, como un elefante, seguro que romperia algo...

    Pero tu no. No solo no rompes nada sino que encima escribes algo admirable y compras cosas entrañables por un euro...

    ¡Que maravilla, amiga!

    ResponderEliminar
  4. ¿Os imagináis el teléfono de nácar rosa de la abuela o el chal de verano (las "mañanitas" para cubrir los hombros por las mañanas frescas)o el traje "bueno" de diseño y firma, en un antiquario dentro de 300 años? Curioseado por extraños que lo miran por vez primera sorprendidos, es cierto que los materiales de ahora son de mala calidad y pre-fabricados, pero quizá ese ordenador con el que aporreamos las teclas, pase obsoletamente y lo redescubran los hijos de nuestros bisnietos en el desván con cara de ¿pero esto para qué sirve?, o los primeros móviles, que eran como ladrillos negros portátiles, o las muñecas góticas que he visto alguna vez por ahí.
    Sería interesante
    jajaja

    Saludos amigos

    ResponderEliminar
  5. Prescioso, muchas gracias , por ser imaginativa , insolita , amiga bloguera ....:)

    ResponderEliminar
  6. La historia de las cosas con historia. Si pudieran hablar nos dejarían boquiabiertos.

    Un beso.

    ResponderEliminar