11 ago. 2008

Ireland , bella Éire.


Tengo la foto para Pizarr:

Flores tras el cristal
perfectamente dispuestas,
sensibilidad tras el espejo
y aún así,
los brocales de lluvia,
gotas irregulares
surcos caleidoscópicos
mandalas transparentes,
dibujados perfectamente
con su dedo de cristal
en un tren viajante
cargado de experiencias.

9 comentarios :

  1. Desde el calor de un vagon de tren se pueden ver cosas bellisimas. En cierta ocasion, entre Madrid y Segovia se puso a nevar "a lo loco" y recuerdo unos paisajes nevados como nunca habia visto.

    Una maravilla

    Un abrazo, y me alegro de lo feliz que se te ve

    ResponderEliminar
  2. la distorsión de la lluvia ensalza la sensibilidad de las flores

    excelente e inspirada dedicatoria

    mi beso

    ResponderEliminar
  3. Irlanda es bonita incluso bajo la lluvia, precisamente porque es lo que uno espera.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Los trenes...
    la alegoría perfecta de la vida.
    Los paisajes desde el tren y lo que en ellos acontece, lluvia, nieve, hojas de árboles altos rozando los cristales en las estaciones, los túneles y su sobrecogimiento, la gente que se conoce,las situaciones que se provocan, el misterio de los desconocidos pasajeros.
    La constante fluidez de emociones, la ardiente pasión del amor y la búsqueda de libertad están todos reflejados en el símbolo del tren.
    Echo de menos los trenes como el Estrella, que tardaban doce horas en hacer el camino de Madrid a Murcia, pasando por todos los pueblos de la Mancha, los legionarios, las señoras con cesto, gallina viva (lo he visto, lo juro) y tortilla de patatas.
    Las compartimentos con sus tópicas fotos de localidades cercanas, su terciopelo rojo forrando las paredes, su mesita, el pasillo lateral donde los hombres se ponían a ver a las mujeres pasar, la puerta corredera, el coche cama de antaño, ql chucu-chucu del tren que te adormecía con su eterno caminar. Las noches limpias, estrelladas y sin farolas, y la maleta de cartón de la abuela, que interponía, en el sillón común, por la noche entre los militares y su nietecita.
    Supongo que su paisaje nevado se vería bellísimo Antiqua, estoy buscando la foto de su momia irlandesa, pero prefiero regalársela y dedicarle otra, no sé si es cuestión de andar momificándose por casa, como si cualquier cosa, hay gente que podría molestarse, jaja.

    Mr. Stein, a veces las distorsiones son necesarias para realzar el sabor de las cosas, como la sal.

    ResponderEliminar
  5. Tawaki, pues precisamente la lluvia está tan presente que ni se siente, al menos cuando fuí yo, aparece y desaparece como los ojos del Guadiana. Menos en una ocasión memorable, siempre llovía cuando estaba a cubierto, lo demás eran chirimiris imperceptibles y ligeros.
    En el concierto de Tom Waits no previnieron buses para las 4000 personas que estábamos ahí, y se puso a llover estrepitosamente a la salida, el parque más grande de Europa, donde habitan ciervos, por cierto.
    Unos 11km a pie, hasta el primer pubrefugio que encontramos, al ppio. uno sorteaba la lluvia con cierta prudencia, hacía un ligero calor, y después de tener encharcados los zapatos, y hacer un tiempo estupendo, me los quité y caminé descalza (en Suiza mucha gente camina descalza por la calle), en la gloria, sin paraguas ni sombrero esas 7 millas, sobre el mullido, fresco y tierno césped que recorría toso el camino, con los suelos limpios de las calles y 3500 personas en la misma dirección, casi en silencio asimilando, el pedazo de concierto al que acabábamos de asistir. En cuanto llegamos al 1er pub habitable, fuímos colgando las ropas mojadas por los asientos, y entre la humedad y el calor se empezaron a producir alegres charlas, que tras mi primera Guinnes, se cortó en seco cuando se me ocurrió mezclar una rubia con limón, y se quedaron estumefactos, risas, asombro, charlas animadas, fumar en la puerta, que es el lugar social por antonomasia de los "desheredados", pues son tan sanos, que te miran como con compasión jajaja, no fumo mucho, pero es una excusa perfecta para conocer a la población local, y hablar del tiempo, que, cómo no,
    siempre es perfectamente lluvioso.

    ResponderEliminar
  6. Gatita flora, almantina querida, que foto más, más guapa...cuantas sensaciones y sentimientos trasmite esa imagen, jobar!!!no me canso de mirarla...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Almatina... No puedes imaginar como me llega esta foto y ese texto.

    Un millón de gracias por tus pensamientos.

    Además ocurre que ambas cosas aglutinan de manera perfecta muchas de mis vivencias.

    Me encanta la lluvia tras los cristales.

    El año pasado en pleno Agosto pasé unos días en Isla en Cantabria y hay fotos de ese momento muy parecidas a esta que publicas. Las publiqué en el blog

    Por otro lado adoro los trenes. En este preciso momento estaba comunciando a un amigo que mañana cogeré un antiguo tren, recuperado hace dos años... para disfrutar de sus recorrido por los montes hasta llegar a mi Valle.

    Podía ir en coche o en autobús y en 40 minutos estoy alli... pero quiero disfrutar de ese recorrido de un par de horas.

    Hace unos años recorri Ucrania en tren y me trasladé a otra época... a esa que citas de la gallina viva y los bocadillos. Allí bocadillos más bien pocos... pero fué una inolvidable experiencia a 18 bajo cero.

    Ya ves que casualidad... trenes y lluvias

    Lo dicho... mil gracias y un beso inmenso

    ResponderEliminar
  8. A veces uno conoce a las personas,
    o las intuye de alguna manera,
    por lo que no dicen.

    Como decía Mr. Coltrane:

    "Las notas más importantes,
    son las que no se escuchan".

    Me alegro que te guste,
    es un honor haber acertado.

    Gracias y
    saludos!

    ResponderEliminar
  9. Hay Sara,
    siempre tan intensa y sutil
    eres un encanto.

    Besos!

    ResponderEliminar