26 oct. 2008

ESCÁNDALO EN LA CAMPIÑA MURCIANA - IV -


Resumen Capítulos I, II, II y IV:
Aparece un cadáver con un tiro en la cabeza, es un hombre rico de la zona, vivía en una residencial inglesa en Murcia, lo encontró una amiga rumana que vivía con él, llamó a la policía. Como los policías locales admiran la experiencia de un antiguo policía inglés jubilado vecino de la zona, le han instado que les sirva de guía en sus investigaciones, acompañado por una amiga española muy sagaz, para que interroguen a la descubridora del cadáver, una vez echo esto, le toca al turno a la asistenta, pero Claire tiene todavía alguna duda, después de atar algunos cabos, los dos investigadores hablan de lo que han conseguido averiguar, aparece un comisario no muy contento de "su" intromisión. Por lo visto el fallecido tuvo una visita a última hora de la noche.

CAPÍTULO CUARTO

- Señor Fawkes, aquí hay algo que desentona, me parece demasiado segura en sus afirmaciones, no sé, no me fío de ese exceso de convicción tan enérgico- lamentaba Claire- creo que necesito tomar algo fresco, el ambiente en esta casa a lo largo de la mañana me ha fatigado más de lo que imaginé, el aire está demasiado cargado, esa mujer es muy dura, ha debido de tener una vida difícil, siempre está en tensión y debe ser contagioso, creo que ahora mismo mi cuello está pegado a los hombros.
- Jajaja, querida Claire, siempre tan natural y espontánea, como buena española. Por supuesto, creo que nos vendrá bien una cervecita fresca en la cantina de la residencia, un híbrido italo-inglés, en la que nosotros nos sentimos raros y ustedes también ¡estos hosteleros, siempre tan modernos!

- ¿Bueno que hacemos ahora?
- Por el momento, los expertos se encargarán de la identificación del cadáver, las claves objetivas de una buena identificación se encuentran en los detalles “antemorte”, es decir, huellas dactilares, elementos personales, muestra de sangre de familiares cercanos alguna radiografía… en fin, ese tipo de cosas; lo más importante querida Claire, y eso no lo olvide nunca, es una excelente organización del equipo de trabajo, no sólo la experiencia de los mejores profesionales, se necesita un entendido en logística, para que todo el engranaje funciones como un reloj suizo, si eso no es posible, no conseguirán los mejores resultados, o tardarán muco más tiempo en alcanzar sus objetivos.
Los perros viejos lo sabemos, por eso preferimos tardar 5 minutos más de lo “debido” con tal de que en cuanto lleguemos a la escena del crimen, todo encaje en nuestra cabeza y adelantemos los pasos precisos y necesarios a trazar, cuando la información está en blanco y fresca en nuestro cerebro, sin condicionar, cuando es más fácil tomar datos sin sacar conclusiones precipitadas.

- ¡Vaya! Querido Richard, usted siempre me sorprende, ya me advirtió mi padre de su fama de “Sherlock Holmes” pero jamás imaginé que fuera tan literal.
- Su padre es un querido amigo mío de hace muchos años, de cuando apareció en Leicester trabajando en el núcleo industrial de la ciudad, las mujeres no se fiaban de él, porque era muy abrazador y ya sabe que en nuestras tierras eso no está bien visto, pero... como buen y loco visionario, pronto se metió a trabajar donde le salía: curtidos, caucho, metal, era un excelente trabajador y negociante nato, jamás cuando le ví, imaginé que terminaría siendo amigo mío, es más, y te diré en confianza, que con ese brillo pícaro en los ojos pensé que me iba a dar más trabajo policial que alegrías personales, y ya ves, años después jubilado en su tierra, España, quién me lo iba a decir, jajaja, lo que diga de mi ese viejo bribón de mí, no me lo tomaría demasiado en serio, es tan honesto como exagerado.
- Bueno ya conoce como es, su excesivo carácter lo compensa con un inusual sentido de la amistad.
Richard ¿cree que fue ella? Desde luego es una mujer inteligente y parece capaz de deshacerse sin miramientos de las personas que perjudiquen sus intereses. Quizá estuviera enamorada de él, la rechazara y tuviera celos de esa nueva novia rica y de la misma condición social que él. Deberíamos comprobar su coartada. Debemos saber si se costó temprano con alguna excusa, tampoco estaba demasiado lejos como para venir en coche o autobús.
- Tiene usted razón amiga, pero no se impaciente, todo a su tiempo. De todas maneras esa mujer nos oculta algo.
- Si, yo también lo he notado, esos silencios, aún por motivos honestos, nos perjudican mas que nos benefician.
- Bueno, eso nos indica que es inteligente e ingeniosa. ¿Le parece que volvamos ya esta tarde después de comer? La recogeré en mi coche a las cuatro.


XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX


Se encontraban de nuevo en el dormitorio del señor Salcedo. El cadáver había sido fotografiado y quitado de en medio a media mañana por los expertos.
-¿Se sabe algo de las huellas? – comentó impaciente Claire.
- Parece que no se han encontrado huellas dactilares, pues fue limpiada con pulcritud antes de ser colocada en la mano. Es más no hay huellas ni en la ventana ni en la puerta, pero en cambio había señales dactilares del fallecido en toda la habitación menos en esos lugares, curioso ¿verdad?. Las señora Santi ha confirmado las buenas relaciones entre el fallecido y la señorita Stoica, y estamos a la espera de información del inspector sobre el vecindario, la cual nos será confirmada en breve.
- Bueno en estos papeles no hay gran cosa- dijo Claire- mmm... a ver... invitaciones, cartas , facturas, recibos... vaya. Aquí parece que hay algo.
- ¿Qué es? Déjeme ver ajám. ¿Hay algo que le llame la atención?
- Mire, parece que en el resumen bancario del movimiento de cuentas, sacó una fuerte suma hace unos meses y ayer mismo, lo curioso es que no me consta que esa cantidad esté en la casa, además sé que sus negocios los gestionaba en su despacho, aunque ya sólo se acercaba de vez en cuando, pues tenía gente responsable delegada, eso significa que lo pagó ayer.

En ese momento entró el comisario Bernal con aire marcial y paso sonoro.
- Hola, me han dicho que son ustedes los que están haciendo las primeras investigaciones, lo primero, que no estoy acostumbrado a estas licencias sin contar con mi permiso, pero si el jefe dice que si, no hay más que hablar. ¿Han sacado ya alguna conclusión?
- Buenas tardes, mi nombre es Richard Fawkes y esta es mi ayudante Claire Villaluenga, y no, todavía no hemos sacado conclusiones porque no tenemos datos suficientes, de hecho estábamos...
- Pues váyanse dando prisa, que en la puerta tengo ya otro montón de periodistas, este tío es importante y tengo que decirles que hemos hecho algo, la imagen nuestra es lo que cuenta –cortó secamente - ahora hablaré con el inspector Martínez que me ponga al día- dijo con recelo, mientras se marchaba con el mismo paso con el que entró. Claire lo contempló con disgusto. Mientras Fawkes seguía investigando los papeles, y aunque guardando un respetuoso silencio, su expresión denotaba una incomodidad fehaciente, como diciéndose algo para sí mismo en la mas estricta intimidad.

- Siento la interrupción - dijo el inspector Marttínez- entrando minutos después- reconozco que no todo el mundo está acostumbrado a las actitudes rudas y descorteses de algunos de nuestros oficiales, yo he viajado con mi mujer fuera y se que la gente agradece ciertos protocolos de cortesía que están en desuso. De todas maneras es cierto que era un nombre importante, aquí no suele haber muchas noticias, la gente está curiosa y expectante.
- No se disculpe- Contestó Fawkes- no es culpa suya, en breve le daré una hoja con los datos que puede facilitar a la prensa, pues entienda que actualmente todo está bajo secreto de sumario, ya han pasado las personas competentes y comprenderá que si lo queremos hacer bien debemos ser exhaustos. ¿Que novedades tiene?
- Parece que nadie escuchó ningún disparo, el señor Salcedo no salió de la casa por la tarde noche, salió a comprar tabaco, y a eso de las 10 menos cuarto llegó una señora morena en un Mercedes-Benz SLK 2008 de color claro, del que se apeó una mujer morena de unos 45 años, media melena, ropa elegante y abrigo oscuro. Un taxista que tiene clientela habitual por la zona, dijo que la había visto visitar esa casa antes, y que alguna vez la había acercado.
- Bueno ese no es el perfil de la prometida que creo recordar es casi una década más joven.
- Se marchó por lo visto media hora después, un barrendero escuchó una parte de la conversación de despedida, algo así como: “piénsalo y me llamas cuando lo tengas claro”, “No te preocupes, lo haré”.
- ¿Algo más inspector?
- No , eso es todo hasta ahora. Empezaron las fiestas en el límite de la residencial, donde empieza el resto de las casas del pueblo, a las diez y media se inaugura con los fuegos artificiales, después las barracas llenas y los niños de la zona se irían a dormir temprano, en la zona inglesa la fiesta se hace en casa, al otro lado la jarana dura hasta mitad de la noche, que los jóvenes y las jóvenas se marchan a los pubs que cierran mas tarde.
- Por lo menos sabemos que a esa hora estaba aún con vida- contestó Richard.
- Bueno señores, terminaré de ojear el papeleo a ver si encuentro algo interesante- siguió mirando en la papelera, mientras se encontraba hipnotizada de alguna manera por la imagen de la pluma de pavo real del secreter del escritorio.
- No tarde mucho, intentaremos adelantar todo lo que podamos a lo largo de la tarde, inspector, vamos a echar un vistazo al resto de la casa, no debemos descartar ninguna posibilidad.
- De acuerdo, vamos pues.


XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX


4 comentarios :

  1. A ese reloj suizo hay que cambiarle la hora.

    ResponderEliminar
  2. Por fin he descubierto como quitar la fecha y hora automática "Apple Europa, zona horaria Madrid", cuestión de pestañas, supongo.
    Así que gracias por el aviso.
    Ahora tendré que recorrer toda la casa cambiando horas, ganado una hora más de vida, jaja.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Serán enmascaradores del algún ruido los fuegos artificiales?

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. aaaaahhh!
    sorpresa,
    es muy posible.

    ResponderEliminar