23 ago. 2007


La lluvia de agosto es un bálsamo contra los malos sueños, y sólo el murmullo del agua ha logrado despertarme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario