17 mar. 2017

El árbol que canta, la fuente de oro, el pájaro que habla

El árbol que canta
La fuente de oro
El pájaro que habla

Cuando mi alma se derritió
sobre la arena surgió
una pequeña fuente
un cántaro recogió las aguas
y de la sal del fondo
nació un espejo
Relato el final
de la descripción del espejo
y el cruce alado
entre dos mundos
innombrados
la extraña familiaridad
de dos objetos olvidados
y de repente asomados:
Espejo

Tímido
mordaz
travieso
pulido
de luces incipientes
símbolos virtuales invertidos
efectos ópticos
de metales bruñidos
avidriados
esparcidor de imágenes
ora conformes o deformes
de tus fueros salvajes
plateo oval de grabados
corcovados
marcos elegantes
de luces discordantes
encorsetados
Espíritu
desembarco de tu sueño
movible, reducible
bárbaro
foco imaginario
imagen del alma
cuerpo sin sombra
desalmados
se tapan los espejos
con sus reflejos,
a los moribundos
para que sus almas
no se queden atrapadas
por estos mundos

Contrapartidas
especulares de los vivos
feos, vagos, meditabundos
salmos inversos
hablados o mostrados
que no reflejan
la imagen de quien lo contempla
sino sus deseos más profundos

Cántaro

Recepto de la vida
agua fresca entumecida
me adelanto
hablo con el cántaro
y sólo me responde:

“tu belleza
es la verdad
… eso es todo”
Borbotan las aguas
del cántaro
renovadas de vida

Canta el reflejo
del espejo
mientras me alejo
no sé si he cruzado
o soy yo
quien
ha cambiado
El árbol que canta
La fuente de oro
El pájaro que habla


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada