4 mar. 2008



Pausa entre dos notas.
Su destrucción primera me rompe, me atormenta, me alivia, me enseña, me apacigua ya con ojos viejos y me sana...
Y luego, veo pasar de la vida a la muerte a aquél que me da vida más allá de la muerte.
Y que sólo un Corazón Valiente, podrá conservar y disfrutar, el resto de su vida.
Serena de tormenta añeja de mares calmos con corrientes profundas.

1 comentario :

  1. Querido Pau,
    pereza no.
    Mis obligaciones e inquietudes, más unas anginas crónicas anuales que me atormentan y esclavizan como niños desorientados, no doy abasto en mí, y a pesar de todo saco tiempo,jajaja.

    Mientras ayer el "Bando de la Huerta" o Fiesta Regional por antonomasia (es como San Fermín, pero sin toros) estaba en todo su esplendor y apogeo, yo agonizaba en cama con unas anginas manchegas de las de antes.

    Una vez dijo un médico que me vió postrada con un hilo de energía, que sólo había visto unas placas así en mallorca en las fauces de un antiguo leñador alemán.
    Pero bicho malo nunca muere y mi capacidad de recuperación es fulminante.
    Aproveché la ocasión para utilizar la vista que era el único "sentido" que no estaba defectuoso y me leí una biografía coral sobre mi Billie Vacaciones.
    La pequeña Billie, de la que tanto se dijo y tan poco se supo.

    En el fondo eso de ser joven, atractiva, orgullosa,mujer, pobre, negra, valiente y con talento no deja de ser una provocación para las clases blancas pudientes del Nueva York y sus habitantes de ascendencia sureña.
    Snif, cuando tenga un momento le pondré una entrada como una Lady se merece.

    ResponderEliminar