30 ago. 2006



Y llegó a mi, nadando, visualizando cada momento del hada.

Veo a mi ama, escarmentada, donde había dolor ya no siente nada- ven, pez de mi camada- no te veo desde la última vez.

¿Qué pasa? pregunto despistada, ¿ vino el hada de cabellos negros, junto al pescado más bello?.

Fuí la flor del agua escamada, y véme ahora recuperada, los peces se amontononan en mi alborada, pero sólo este pescado es mi manzana.

Ya vés, cuando desperté sentí haber dormido ó soñido algo extraño y bello. Un destello me llegó del arroyo fino, vislumbré un rayo plateado y rojo como el vino. ¿Sería el pescado del veraniego lino?

Sin desatino, creo haber visto algo de madrugada, ya no sé si lo soñé, fué algo o no fué nada. En fin cosas de la alborada, preguntaré a mi ama, pues ahora la veo, acalorada, no lo esperaba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario