3 abr. 2019

Hic sunt dracones

"Aquí hay dragones"
Hechizos para ladrones de lecturas

Si quis furetur
Anathematis ense necetur.

(Que la espada del anatema caiga
Si alguien roba este libro)

8 comentarios :

  1. Los libros medievales
    Además de valiosos tesoros
    Se consideraba un bien Preciado
    Así que su robo era una irreparable pérdida tanto para el propietario como para los que elaboraban el libro.
    Tanto así, que algunos ejemplares especialmente valiosos eran protegidos por venenos, tinturas invisibles y maldiciones para resguardar su lectura, libro y valiosa información que contuviera de manos inapropiadas.

    No tanto los "libros de horas", de uso frecuente como sí los grandes y pesados volúmenes y los ejemplares más antiguos, así en la restauración todavía se puede ver a través de escaneres y análisis químicos, restos de obras con "trucos y tratos" individualizados ☺️

    ResponderEliminar
  2. Ves como avanzamos, ahora no hace falta proteger los libros. No dejes una bolsa de Ikea a la vista en el coche, pero puedes dejar el Dialogorum de Dignitate Sacerdocii , de Johannes Chrysostomus, tranquilamente, excepto si tu merodeas por allí.

    ResponderEliminar
  3. Jajaja tal cual es como la sardina, alimenta pero da sed, una cosa por la Otra

    XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre es así.
      No podemos tener mucha libertad y mucha seguridad, por ejemplo.
      Quid pro quo.

      Eliminar
  4. Hay dragones y una Princesalmatina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y Trolls y Ogros
      Y caballeros de bellos cabellos
      sin montura
      y un loco bardo blasfemo
      que anda suelto
      diciendo cuatro verdades
      en la oscura ciénaga
      de las vanidades

      ;)

      Eliminar
  5. Ese soy yooooooooooo
    Jeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee

    ResponderEliminar