12 dic. 2008

Arroz salvaje

pac pac pac pac pac

Jake, un chico joven, sube corriendo las escaleras.

- Jane. En el bar había unos tipos preguntando por ti.
- Lo sé.
- Han visto que no estabas y se dirigen hacia aquí.
- Te creo.
- Vienen a matarte.
- ...
- Pero Jane, corre levántate, John y yo te hemos preparado un coche abajo, tienes poco tiempo.
- Querido Jake, no me moveré de aquí.
- Pero ¿¿por qué??¿por qué te persiguen?
- Una vez hice algo bueno. Muy bueno. Vete Jake.
Los estoy esperando.
- Pero Jane...
- No importa chico. En mi profesión hay poco margen de error. No distinciones. Fue un momento. Una vida. Pero no fue cobardía, no lo entenderías. No hay clase para matar, pero si para morir.
Vete.

Jane se incorpora ligeramente, en ese momento, de la habitación en penumbra, un rayo de luna que atraviesa la ventana ilumina una parte de su cara. Extiende el brazo. Le roza la barbilla. Él siente vergüenza, tristeza, corre.
No ira. No miedo. Tranquilidad y una leve sonrisa. Una vez mas ha burlado la muerte. Esta vez, a su manera.

...


Pam
Pam
Pam

...



5 comentarios :

  1. Una manera muy digna de irse.
    Como dices, con clase.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Gatuna....acabas el año inspirada en tus obras.
    Pam
    Pam
    Pam
    Yo voy a pasar, a esta tu casita, a dejarte mil besitos.
    Abrazos gatunos y sigue con tu inspiración artistaza.

    ResponderEliminar
  3. Bien. Algo digno pero prefiero vivir.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Me gusta..
    Y si, con mucha clase..
    pero la vidaaaaaaaaa... no se puede perder asi no más...
    Que estes bien.
    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  5. Bueno , evidente es un personaje, yo también prefiero vivir, es más me tendrían que matar para a la fuerza para que no fuera así.
    Yo me inclinaría más bien por saber a qué parte del sistema pertenece ella, para que hacer algo bueno, esté tan mal visto.
    Tengo curiosidad por saber qué ocurrió y porqué lo hizo.
    Sabe que no puede pasarse la vida evitando ese acontecimiento,y prefiere esperarlo de cara a seguir huyendo, seguramente se pasó la vida esperando ese momento, como me dijo alguien muy querido:
    "elegancia en la muerte y cuanta más elegancia mayor es la burla"
    Creo que esa valentía y serenidad de las personas con la conciencia tranquila es un homenaje a los clásicos del cine negro. Ésos hampones (y hamponas, no lo olvidemos, que negociantas han existido toda la vida de Dios) cuyo estilo de vida en el filo de la cuerda, les da un sentido cínico de la vida, como en "León el profesional" que al adoptar y salvar a la niña ve firmada su muerte, y al mismo tiempo su continuidad, es enternecedor ver como cuida cariñosamente de la planta un sanguinario mercenario, quizá necesite un raíz a la que agarrarse, al encontrarla, se liberó de su atadura mortal.
    En fin, todo depende de las circunstancias y de la manera de cada uno a enfrentarse a ellas, desgraciadamente la mayor parte con cobardía.
    Aún me sorprende la gente que busac ese ápice de libertad en las decisiones mas cruciales, aún siendo esclavos de algún sistema (como el soldado que salvó la vida a uno del bando contrario recientemente estrenado en un película)
    Ésos microsegundos pueden dar sentido humano a toda una vida vacía o a unas circunstancias donde la dinámica "obliga" a tomar acciones que en un momento de la vida normal uno no haría, y aún así, hay gente, todavía, que se permite el lujo de planteárselo y aún de abogar a una mísera semilla de humanidad teniendo mucho que perder.
    Y sigo pensando, ¿qué habrá hecho ella para que ese pecado liberador fuera tan mal considerado en su ambiente?
    Que cada uno opine lo que crea conveniente.
    Saludos!

    ResponderEliminar