29 oct. 2007

"Kirikou et la sorcière" Una lección de amor.




Kirikú y la bruja es un cuento tradicional de los Senufos, una etnia africana de Costa de Marfil, inspirado en los ritos de iniciación.

Kirikou, es independiente, generoso y valiente, cualidades que emplea para liberar al pueblo del miedo a la bruja Karaba, es libre en su pensamiento y esa libertad libera el miedo y hace accesible lo inaccesible.

Michel Ocelot acierta defendiendo las tradiciones y la cultura original, la fuerza del pueblo africano, liberando los torsos femeninos, e imprimiendo el ritmo de la sangre caliente de las causas pendientes.
Con una genial B.S. de Yossou N'Dour, empleando únicamente instrumentos originales del entorno de la historia, ésta historia podría uinversalizarse transpolándolo a un pueblo de León, a la India, a la Amazonia o al pueblo Inuit, la originalidad es que el concepto está desarrolado sin adornos, con la sencillez y profundidad de las verdades profundas.

Es realista, habla de la realidad de las emociones humanas, la ingratitud, la curiosidad, el miedo, la confianza, la belleza, la busqueda de la verdad y la sabiduría, la muerte, la vida y los términos medios.

Eso de inutilizar a los infantes con teorías waltdineyescas además de irreal, es sectarista, poco creativo y contraproducente.
Les asigna valores manipulados clasistas además de unas teorías subjetivas bipartidistas y posicionistas: los buenos (o nosotros) y los malos (o ellos).

Kirikuo es libre, tiene miedo, se siente pequeño ante el mundo que le rodea, es consciente de eso, y con toda la naturalidad del mundo lucha por cambiar y humanizar,lo que no le gusta, es parte activa de la vida, y no se sienta a contemplarla, sino que se guía por su instinto y utiliza su talento para sacarle provecho, y redireccionar las situaciones a su favor, en pos de las necesidades de la Comunidad.

Kirikou te libera y te hace libre.

Necesitamos más Kirikous valientes, que en el día a día no se resignen a contemplar, sino que cambien positivamente su entorno y le aporten inteligencia, alegría y sentido común.

5 comentarios :

  1. Si, necesitamos más gente así y si son niños mucho mejor, serán los adultos del futuro.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Pues anda, que no pedís casi nada!

    Es hermoso creer en algo y luchar por ello, pero es muy dificil que en algun momento no llegue el desencanto.

    Ojalá no fuera asi, pero este mundo no concede muchas facilidades.

    Y es tan gratificante refugiarse en los puros sueños...

    Saludos en la distancia

    ResponderEliminar
  3. El desencanto surge de la idealización.
    Yo no idealizo, soy muy consciente de la oscuridad encubierta de muchas acciones humanas, pero las veo, las necesito entender y lucho con mucha fuerza, cuando me canso me repongo, y vuelvo a la carga es un esfuerzo constante; pero he visto y no más allá de las nubes Orión, sino aquí en la tierra, a mucha gente tirar la toalla, cansada y decepcionada.

    Es muy fácil caer en el desencanto, porque muchas veces creemos lo equivocado, los humanos somos débiles, cínicos, antojadizos, y nos refugiamos en una realidad paralela donde todo es mucho más bonito.
    Pero cada maldad encierra un niño cubierto de miedo entrenado para arñar a quien ose traspasar la "puerta", para enfrentarse a ella hay que hacerlo sin red, sin garantía y con el convencimiento absoluto de todas las jugarretas reales que van a surgir, pero siempre encuentras materiales y personas, como Kirikú en su camino, que te refuerzan la idea de que siempre vale la pena luchar por lo que uno cree, porque te hace libre de ti misma y te desencadena de miedo, que es un fantasma al que nunca le vemos la cola, pero que pensamos que es real.

    ResponderEliminar
  4. Bendito sea todo lo que dices -amiga Almatina-, me encanta tu seguridad y tu fuerza, y no puedo sino animarte.

    Por cierto, algún día algún buen poeta, que sepa árabe, traducirá los poemas andalusíes sin que estos pierdan su "poesía" y entonces podremos conocer a Ibn Hazm "como Dios manda"

    Un abrazo en la distancia

    ResponderEliminar
  5. Es cierto que cada maldad procede de un niño muy antiguo tapado con las mantas del miedo, un niño que no sabe gritar ni pedir ayuda, lleno de ideas equivocadas. Siento por ejemplo mucho lo que ha pasado en la nordica escuela finesa; un muchacho lleno de odio y de ideas absurdas ha cargado una pistola pensando que matar es una justa accion dentro de su locura.
    Ser libre es la mas dificil de las tareas.
    Sigamos adelante.

    ResponderEliminar