17 feb. 2017



"... Y asi es
como, gracias a este sabio consejo,
pudimos sobrevivir al fin de la Humanidad"


siempre llegue tarde a los consejos finales
de los grandes expertos
que murieron antes que yo


y aquí,
floreando sigo

bajo mi volcán acuático
entre la paciencia infinita
de miles de otroras vidas
pausaba, sin prisa
bajo la superficie agitada

Descubro cada día
anémonas nuevas
viejos pobladores
ardientes, salvajes
de vivos colores

jardines atlántides
y otros desconocidos
supervivientes

Arena, piedra y agua salada
mucho mar de veteados grises

Profundo ruidos sordos
de la música azul del fondo
golpeando rítmicamente
los oídos
tatan tan
tatan tan tan
provocaba mi curiosidad
acercándome al fondo

Las piernas me trasladaban por el agua
deslizándome entre las rocas
sin sentir cansancio



13 feb. 2017

Pandamia




Erato, en pie
iniciando un paso de danza
tocando la lira
También coronada con las flores de Venus
portando un bordón y la cítara
Porque el amor del Saber produjo las Ciencias
y así Apolonio la invoca para cantar amores;
la fingían tocando con el plectro y dedos
el salterio de nueve cuerdas,
que era largo y diferente

Ante Memoria, el cuerpo de Polimnia
envuelta en su manto, actitud meditabunda
apoya un pie sobre una roca
le recuerda empezase a cantar
cosas superiores a su esfera,
susurra a la oreja de Apolo
el soberbio, recordándole,
ahora ya, trayéndole a la memoria
que era pastor nada mas
así se acordase de su estado;
y dijo a sus lejanos oídos
conjurado contra Zeus
convertido tan solo
en simple rutina mortal

Cuanto más cerca he estado del placer
más lejos me he sentido de la muerte y su universo gélido
Tanta luminosidad lunar que se tiende, cuerpo, a tus orillas

Y dijeron las musas
(recuerdo difuminándose en mi oído sus palabras templadas
sus vestidos ligeros y los cabellos al viento)

“¡Pastores!, que pasáis la vida en los campos al aire libre, ¡sois el oprobio de los pueblos, pues no sois más que vientre! Nosotras en cambio, sabemos cantar mil verosímiles ficciones y también, cuando nos viene el deseo, ensalzar la verdad”

y eso decían las Musas
ligeras de vísceras

12 feb. 2017

Anecdotarios de músicos y aliños varios


Vanitas vanitatum omnia vanitas
En la casa que ocupó el genial compositor L. V. Beethoven en Viena, se encuentra el piano en el cual compuso alguna de sus obras.
A mediados de los años 30 un joven pianista de Nueva York visitó la casa-museo. En seguida se sentó al piano y comenzó a recorrer las teclas
-Supongo que tendrán muchos visitantes aquí al día -, le dijo al vigilante del mismo.
-Oh! Si muchos.
-Muchas personas famosas, ¿no?.
-Si - respondió el guardián-. Ignace Paderewski estuvo aquí hace poco.
-Guau! Estoy seguro que tocaría algo en este piano.
- No- atajó el hombre-. No se consideró digno de tal honor.-








Mares de atar


Me gusta robar

el mar

me gusta secuestrar sus gotas
y dejarlas secar entre las rocas

me gusta congelar su sal
con mi saliva

y sin embargo soy hiel
hielo
y por nada
muero

y al que le guste plim

... y al que no, fuego